viernes, 28 de diciembre de 2007

Los tiempos cambian (XII). Elecciones a la vista

El 9 de marzo, a la vuelta de la esquina, tendremos otra vez elecciones generales. Volverán los mensajes, los eslóganes, la propaganda, los mítines, el bombardeo mediático...
Nada tiene que ver la propaganda electoral de hoy, con todo medido y tasado, con expertos en telegenia trabajando a tope e ingeniosos creativos dando forma a frases redondas que compendien lo que los políticos quieren transmitir en unas pocas palabras. Ideas fuerza que, desde luego, en poco se parecen a la publicidad un tanto primitiva que algunos exhibían en los albores de nuestra democracia.
Veamos, como ejemplo, el anuncio de Eduardo Ezquer, ex procurador en Cortes, que en 1979 se presentaba para el Senado. "Falangista", nos advierte, para que nadie se llame a engaño. Y, en seguida, una frase digna de entrar en el "Celtiberia Show", del añorado Carandell. No se lo pierdan.

Publicado en "Hoy", el 20-2-1979

jueves, 27 de diciembre de 2007

Los tiempos cambian (XI). Videoaficionados


Nada tienen que ver los modernos equipos domésticos de grabación con aquellas cámaras de super-8 o con la videocámara de la imagen (Cambio 16, 31-5-82) que exige que la modelo carge con el magnetoscopio al hombro.
Poco a poco han ido perfeccionándose y reduciendo su tamaño. La mía, que compré en 1991, y que me ha servido para recoger momentos familiares memorables, ya no necesitaba de nada al hombro, si bien era un tanto aparatosa. Ahora caben en la palma de la mano.
Está bien esto de conservar recuerdos en vídeo. Lo que pasa es que el abuso está ahí. Y ahora, con los dichosos teléfonos móviles y sus cámaras, no hay mequetrefe metido a paparazzo que no grabe alguna barrabasada para colgarla en Internet. Debe de ser esto alguna hijuela de esas exhibiciones televisivas y de papel couché en las que todo el mundo se desnuda sin pudor (metafórica y literalmente) ante pregoneros mediáticos sin escrúpulos y un público ahíto de pan y ansioso de circo.

viernes, 21 de diciembre de 2007

Feliz Navidad


Feliz Navidad y próspero año 2008
Imagen: La adoración de los Magos. Brueghel el Viejo.

martes, 11 de diciembre de 2007

Adiós, Santa María

Me llevo una tremenda sorpresa cuando leo este mañana el ejemplar de "Hoy". En Cáceres están sustituyendo nombres de calles relacionadas con el franquismo. Ya sabía que andaban en ello, pero me maravillo de que la pobre de Santa María de la Cabeza, esposa de San Isidro, pase al almacén. No me la imagino como heroína de la Sección Femenina, ni mucho menos como esposa de un falangista, al que dos ángeles que en realidad son quintacolumnistas madrileños manejan el arado.
En fin, si quitan a Santa María, pronto deberá venir detrás San Isidro. Resignación. Si con semejantes estupideces son felices, allá ellos.
Nota: como seguramente alguien me pude recriminar que no conozca que la calle hace referencia al episodio de Andújar, donde entre 1937 y 1937, en el santuario de Santa María de la Cabeza, se produjo un asedio en el que murió el célebre capitán Cortés, etc., le diré que, en primer lugar, en la placa de la calle, según se aprecia en la fotografía de "Hoy", no figura tal referencia en ninguna parte, por lo que a estas alturas es hacer encaje de bolillos encontrar a qué se debe el nombre de la vía pública. Otrosí digo: que en ningún lugar de España se denominen calles, plazas o avenidas, con los perversos nombres de Madrid, o Teruel, o río Ebro, o Huesca (sustituto de la preterida Sta. María de la Cabeza de Cáceres), o Baleares, etcétera. En todos esos lugares los espisodios relacionados con la Guerra figuran en los libros de historia.

domingo, 9 de diciembre de 2007

El usted, bien enterrado

El niñato se aproxima con paso decidido a la mesa del funcionario. Lleva una gorra de esas que salen tanto en las películas americanas y que han debido de sustituir a la tan clásica y española boina y que, por supuesto, no quita de su cabeza, acaso por haber encontrado el definitivo y más acendrado uso de ésta en el sostener aquélla. Por supuesto, su indumentaria se completa con todos los requilorios necesarios y goza del modernísimo exceso de talla y del arrastre de pantalones. En fin, no levanta el zagal dos palmos del suelo, ya sabemos que con esto de la LOGSE en los institutos se topa uno lo mismo con un tiarrón de veinticinco años que con una criatura de doce. Pero bueno, lo que le falta de estatura le sobra en desparpajo. Con desenvoltura se dirige al funcionario.
- Que me des un papel que diga que estudio aquí.
El susodicho funcionario, ya en el ecuador de los cuarenta y los cincuenta, con casi tantos años de servicio como canas, no consigue acostumbrarse a tanta frescura.
- Niño, tú…
No tiene tiempo de continuar su frase. El chaval lo interrumpe sin contemplaciones:
- A mí no me digas niño.
- Vale. A ver, menor de edad, ¿cuántas veces has comido conmigo?

Algo falla en los esquemas del niñato. En los textos de la LOGSE no ha leído esa expresión, o si la ha leído, como es lógico, no le ha prestado atención, qué tontería. Tampoco la ha escuchado en las telenovelas.
- ¿Eh?
- Que si no te ha enseñado nadie que a las personas mayores se les trata de usted.
- ¡Buá! Bueno, usted, que si mi vas a dar el papel que te he pedido.

Como, por desgracia para el género humano, el Santo Job hace siglos que nos abandonó y difícilmente puede aleccionar a nadie en el difícil arte de la paciencia, el individuo que hace unos segundos estaba bien sentado sobre su sillón funcionarial, ahora experimenta una especie de incontrolable levitación. La ira lo ciega, lo agita, lo convulsiona, lo demuda, lo transporta hacia una especie de estado de shock, acaso perceptible en sus ojos, abiertos como platos, algo así como los almendrados de las exquisitas imágenes de las miniaturas medievales, pero sin el encanto de aquellas, claro. El mecanismo del furor, en perfecta sinergia con el devenir de las ondas cerebrales, en una especie de aura, evoca en las mientes del antes pacífico servidor público un documental por el que la National Geographic pagaría gustosa. Aparecen en una primera escena, en perfecta procesión, algunos cientos de dominicos exquisitamente tonsurados, al frente de los cuales avanza, como mayestático, un tal Torquemada, quien señala alternativamente, con su índice nervudo, los flancos de la formación, donde perfectamente alineados, y seguro que bien engrasados, unos infernales aparatos esperan su pronto uso.

No tarda en aparecer por el horizonte una legión de maestros trajeados provistos de palmetas y varas de olivo, expertos en el arte del sopapo y del capón. Detrás de ellos, miríadas de padres que no cesan de preguntar: “¿qué dice el maestro que has hecho?”, mientras se emplean con impar destreza y falta de misericordia en administrar coscorrones y mitras.

Cuando ya el documental y el semblante del funcionario van tomando expresión sádica, aparece por la lejanía un agitado Ortega y Gasset, mesándose los cabellos. “No es esto, no es esto”, clama una y otra vez. Inmediatamente, cambia el plano, y en un ambiento edulcorado y florido, una cohorte de respetabilísimos pedagogos con trenca entonan una salmodia o melopea: “no, no, que se traumatizan”. En la escena final, dirigiéndose a la cámara con paso pesado, un tanto cabizbajo y como resignado, es don Dámaso Alonso quien se hace protagonista. En sus manos lleva unas cuartillas: es su célebre artículo “la muerte del usted”. FIN.

El documental ha causado su efecto enervante. La levitación cesa. Las venas del cuello del trabajador vuelven a su grosor normal, sus pupilas cesan en el empeño de echar fuego, las pulsaciones se remansan.

- Tome el papel, caro alumno, no se detenga mucho, no vaya a perder tiempo de su segmento de ocio. Disfrútelo y no estudie mucho después, que cansa. Adiós. O, si lo prefiere, hasta lueguito, como se dice ahora.

Fuese el alumno, no hubo nada.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Hoy, no sólo se la juega Venezuela

La consulta de hoy en Venezuela no sólo afecta al país caribeño. Es cosa de todos, porque lo que decidirán en un marco de falta de transparencia y libertad real, es ir o no ir hacia un sistema caduco en el que un líder experto en bravatas se perpetuaría en un régimen insostenible.
La estabilidad de la zona ya viene sufriendo con Chávez, y más aún puede hacerlo si el sí triunfa hoy. El petróleo, que debería servir para el desarrollo de los pueblos, ha devenido en arma para la revolución. La dialéctica zafia, para enardecer masas.
Reproduzco a continuación un artículo que Amadeo de Argángary publicó en su blog hace dos años, referido al caudillo venezolano.

Cuando la política se convierte en una innoble variante de una función circense, nada bueno se avecina. Los espectáculos continuos del caudillo Chávez I de Venezuela hacían intuir que está hecho de una pasta que ya conocemos de sobra: no hay más que mirar en dirección a Cuba, donde Fidel Castro inspira el mayor afecto hacia el déspota venezolano. Y viceversa, Dios los cría, y ellos se juntan.

El líder venezolano se ha empeñado en convertir al país caribeño al despotismo ilustrado, en versión social-populista: “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Esto es ya cosa antigua, y el siglo XVIII queda lejos. ¿O no? De momento, sin el pueblo y sin sus representantes, porque en Venezuela se han celebrado unas elecciones sin oposición, hecho insólito que debería avergonzar a cualquiera que rija los destinos de un país. Porque un sistema en el que nada más que hay representantes del partido del gobierno, es un engendro propio de dictaduras.

Evidentemente, para Chávez sus opositores no son sino vasallos del imperialismo yanki, según él se expresa utilizando ese añejo lenguaje radical-izquierdista tan pasado de moda y que en Europa sólo emplean cuatro gatos tristes y azules. Contra los USA se vive mejor, y de paso justifica uno todo lo que quiera hacer dentro de casa amparándose en la defensa frente a los imperialistas que todo lo quieren corromper. Él necesita otro tipo de sistema, sin oposición, sin control de los “vendidos a Bush”, para llevar adelante su extravagante invento de república bolivariana.

Ha dicho que los partidos políticos tradicionales han muerto. Veremos qué tipo de partidos se saca de la manga, que no conozcamos ya. Por cierto, Chávez se apoya en el Movimiento V República. ¿Les suena eso de Movimiento? Figúrense cómo puede acabar el asunto: un líder sin escrúpulos y sin oposición, gobernando como le venga en gana, y pudiendo utilizar el petróleo venezolano como señuelo para extender su revolución bolivariana al resto de países del área, desestabilizando a una región de por sí poco estable. Por supuesto, cuenta en esta aventura con la comprensión y la simpatía de otro líder iluminado, nuestro impar Zapatero, y con el general Bono, vendedor de aviones y navíos sin parangón.

Qué quieren que les diga. A mí esto de la Revolución Bolivariana me huele a chamusquina. En primer lugar, porque todo lo que sea revolucionario en el ámbito político, y ya convenientemente superadas las revoluciones americana y francesa, de las que extraemos la fértil savia de sus declaraciones de derechos, me pone los pelos de punta. Después, por la personalidad de su líder. Y, por si fuera poco, porque estoy convencido de que éste conoce el discurso que Bolívar pronunció el 25 de mayo de 1826, con ocasión de un debate sobre la Constitución de Bolivia. Decía que un presidente vitalicio, con derecho a elegir sucesor, "es la inspiración más sublime en el orden republicano". ¡Toma ya! Bonito concepto de república. ¿Será el mismo en el que creen los españoles que tanto exaltan la bandera tricolor y simpatizan sin límites con los dictadores de ambas orillas del Caribe?

(Publicado el 5-12-2005)

martes, 20 de noviembre de 2007

Rol de cafres (IX). Fascistas y antifascistas

Es decir. Los fascistas son soeces, violentos y antidemocráticos. Unos auténticos totalitarios. Nada deseables, claro. Y los que se dicen antifascistas, para diferenciarse de ellos, ¿qué hacen? Pues lo mismo. Así que vayan todos a hacer gárgaras. Sean ilegalizados, procesados y penados. Que nos dejen vivir en paz.
La inmensa mayoría de la población no es fascista. La inmensa mayoría de la población no es fascista pero de polaridad contraria. Estúpida distinción puesto que al final son todos iguales. Así que me parece bien que se actúe legalmente contra quienes se dedican, piensen como piensen, al destrozo y al golpe. Y me parece infumable la distinción que escucho a Llamazares: los fascistas están bien ilegalizados. Pero lo que quiere el PP es, ya que se ponen, que se ilegalice a otros grupos de ultraizquierda que, bueno, a lo mejor, algunas veces, según y como, forman algún escándalo. Pero a esos no se les puede tocar. Estaría bueno. ¡Cómo va a ser lo mismo!
De pena, oiga.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Eso, eso, que se calle

Escuché el episodio por radio, y después lo he visto hasta la saciedad en TV e Internet. La absoluta falta de educación de Chávez, su desprecio de sátrapa hacia las formas, su ignorancia absoluta sobre qué cosa es la diplomacia, han tenido una contundente respuesta en una pocas palabras pronunciadas por el Rey. Confieso que jamás podría esperar una reacción de este tipo de boca de nuestro Jefe del Estado; pero le alabo el gusto, ya está bien de soportar a un auténtico tirano corruptor de la democracia abusando de la educación de los demás.
El caudillo venezolano no es nadie para dar clases de democracia. Menos aún a un ex presidente del Gobierno español que dijo, y cumplió, que sólo permanecería ocho años en el poder. Se podrán criticar muchas cosas a Aznar, pero el matón que quiere perpetuarse en el poder, que cierra emisoras de TV, debería pensarse dos veces las cosas que dice.
Zapatero capeó el temporal educadamente. No me parece mal cómo actuó, aunque quizá le faltó energía para reprobar al bolivariano. En fin, tampoco era plan ponerse a la altura del espadón venezolano. Pero ahora viene la segunda parte. Nuestra política exterior es un desastre sin paliativos, y resulta que, además, los argumentos que dio Chaves sobre Aznar ya los había difundido urbi et orbi el ministro de Exteriores Moratinos.
Después de la cumbre, Zapatero debería llamar a consultas al embajador de Venezuela. Por lo que Chávez hizo y porque sigue, chulo y desafiante, sin respetar al Rey ni a España. Sin timideces, el embajador cruza el charco, y sanseacabó. Y se piensan otras medidas, si proceden.
Por cierto, el PP quiere que Moratinos comparezca en el Congreso. Por mi parte, yo creo que, sin más, debe dimitir. O ser cesado. Ya está bien de tonterías como la alianza de las civilizaciones, aquí lo que hace falta es seriedad en la acción internacional y arrimarse a socios con solvencia (economica y moral). Dime con quien andas...

sábado, 10 de noviembre de 2007

Venefica

No, no se alarmen. No me he vuelto loco. No hay ninguna aberrante y doble falta de ortografía en el título. Ahora les explico por qué intitulo así la entrada de hoy.
Empezaré diciendo que me entretienen mucho las novelas históricas de Gary Jennings, auténticos libros de aventuras que, a pesar de sus centenares de páginas, enganchan. Ahora estoy leyendo Halcón, sorprendente desde sus primeras páginas. Como no hago crítica literaria, evitaré darles detalles y, el que quiera, que la lea.
Una esclava negra que aparece en un episodio de la novela tiene una característica especial, que la hace particularmente valiosa, aparte de su negritud: es venefica. Es decir, desde niña ha ido recibiendo mínimas dosis de venenos, en proporciones no letales, pero contínuamente administradas. Ella se hace inmune a los mismos pero, con la edad, cualquier intercambio de fluidos resulta mortal de necesidad para la otra parte.
De ahí el título de hoy. La duda que tengo es si ésto tiene base realmente histórica o científica. ¿Alguno de ustedes lo sabe? Me gustaría satisfacer esa curiosidad. Eso sí, sólo en términos históricos, que en la vida actual y real, de esa especie conozco algún que otro ejemplar, Dios nos libre no ya de sus fluidos, que de esos nos libramos nosotros, sino de su lengua viperina y sus malas artes.

lunes, 5 de noviembre de 2007

En la muy española Ceuta

Felizmente, SS. MM. han iniciado hoy la primera etapa de su viaje a nuestras ciudades autónomas con una emotiva escala en Ceuta, donde han llegado, como dice el Presidente de la ciudad, "cruzando el Estrecho, pero sin salir de España". Por fin ha podido ser realidad una visita que tanto significa. Ceuta, en palabras del Rey, "mira al futuro con la confianza y el respaldo de todos". Futuro, confianza, respaldo. Cuánto deben de agradecer los ceutíes y melillenses tan inequívocos pronunciamientos.

No siempre eschuchan lo mismo. Los hay que no entienden que nuestras ciudades de más allás del Estrecho son tan españolas como Guadalajara, Toledo o Zafra. Hace un par de años, Amadeo de Argángary publicó un artículo sobre la cuestión, que a continuación transcribo, aunque con los Reyes en tierra española en África todo se ve mejor. (Nota: la imagen que ilustra esta entrada es la portada de hoy de El Faro de Ceuta).

Por favor, dejen en paz a Ceuta y Melilla, por Amadeo de Argángary

"Nuestros compatriotas de Ceuta y Melilla no deben de llevar, supongo, la más cómoda de las existencias. El Estrecho es realmente ancho y dificulta la circulación con el resto de España. Pero esto es mera geografía y ahí sólo pueden poner remedio gigantescos movimientos tectónicos, cuestión de cientos de miles de años, o costosísimas obras de ingeniería, de las que algo se ha hablado.

Padecen, además, a quienes desde el limítrofe Marruecos no cejan en el empeño de violentar las fronteras, lo que supongo que da lugar a ciertas tensiones de todo tipo. A todo lo anterior deberán sumarse las dificultades propias de cualquier ciudad española: urbanísticas, sociales, etcétera.

Vamos, que como no tienen suficiente, necesitan más problemas, y de proporcionarlos se encargan algunos espabilados, como los inefables separatistas de ERC, que hace unos meses (ya me referí a ellos en un artículo anterior), proponían que en Ceuta y Melilla fuera lengua oficial el bereber. Y últimamente nos enteramos que en Venezuela, al socaire del amoroso abrazo de Chávez, se ha celebrado el denominado “Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes”, con contenidos, según la propia organización dice, “político-culturales” y, por supuesto, “anti-imperialistas”.

En ese festival se ha firmado un documento en el que se exige la entrega de nuestras dos ciudades en África a Marruecos. Textualmente, dice “Nos pronunciamos en solidaridad con el pueblo y la juventud de Marruecos en su lucha por la liberación de Ceuta y Melilla, ocupadas por España” ¡Toma ya! La juventud progresista no tiene otra cosa mejor que hacer que subvertir la soberanía española. Hasta aquí podríamos pensar que esto es un calentón de gentes arrobadas ante los líderes libertadores que todos conocemos. Gentes, cómo no, admiradoras de Castro, Chávez, Ortega y otros tantos.

Pero no, no queda ahí la cosa. Resulta que ese festival también ha contado con delegaciones españolas. Conozco que de Córdoba y Sevilla, por lo que he leído. Curiosamente, en las dos ciudades andaluzas, el concejal de juventud es de Izquierda Unida. Y, en ambos casos, los viajes han sido costeados por las arcas municipales. La agitación y propaganda sigue funcionando impecablemente en nuestra izquierda. En este punto, conviene preguntarse si los delegados españoles han protestado ante el documento mencionado, despropósito mayúsculo. Hubiera sido de esperar la manifestación inmediata de desacuerdo, sobre todo, por los concejales.

Inmediatamente hay que hacer otros planteamientos: ¿es legítimo que los ayuntamientos, es decir, los ciudadanos, financien estos viajes a eventos de claro sesgo ideológico? Si es así, ¿tendremos que pagar, si lo solicitan, a jóvenes de ideología contraria que acudan a reuniones o actos de carácter democristiano o liberal?

En fin, esperaremos a ver si los alcaldes nos aclaran algo. Mientras tanto, me quedo con otra perla contemplada en las conclusiones finales, en la que se dice que los jóvenes de la Unión Europea “sufren, en su quehacer diario, el verdadero carácter imperialista de esta Unión” ¡Toma ya! Por eso estos jóvenes europeos pueden viajar por donde les da la gana, aunque sea para acudir a escuchar a líderes mesiánicos. Cosas de la democracia real.

Por cierto, yo también quiero manifestarme “en solidaridad con el pueblo y la juventud de Marruecos en su lucha”, pero en su lucha por la democracia. ¿Vale? Mientras, dejen en paz a nuestros compatriotas, si son tan amables."

viernes, 2 de noviembre de 2007

Más sobre la letra para el himno nacional.

Creo que fue el pasado 11 de octubre cuando puse en el blog una entrada sobre la letra que quiere ponerse a la Marcha Real, himno de España. Allí afirmaba que me gustaba la letra de Pemán. A un amable lector no le gustaban mucho ciertas expresiones como "alzad los brazos" o "seguir el caminar del sol".
Leo hoy en ABC del miércoles (por diversos motivos llevo retraso en la prensa de la semana) un artículo de mi admirado Antonio Burgos, en el que se refiere al texto de José María Pemán. En él leo que se escribió en 1928 (ni Franco ni la República había fracasado aún, ni siquiera habían comenzado su andadura), y que Falange manipuló el verso "alzad los brazos, hijos del pueblo español": en el original se decía "alzad la frente". Respecto de seguir el caminar de sol, supongo que es una referencia al Descubrimiento: el sol camina hacia el oeste, donde se pone, y hacia allí se dirigieron las naves de Colón. Creo que ese debe de ser el sentido.

El todo caso, y más aún después de lo que aprendo de Burgos, sigo manifestándome a favor de los versos de Pemán.

jueves, 1 de noviembre de 2007

De visitas oportunas y de comentarios soeces

Me alegra especialmente que SS. MM. visiten próximamente Ceuta y Melilla, ciudades españolísimas que, cosas de la Geografía y de la Historia, están en el norte de África. Creo que es realmente afortunado que ambos pueblos se vean arropados por la primera magistratura del país. Marruecos, como era de esperar, protesta. Allá ellos. El Rey de España puede visitar cualquier parte del territorio nacional cuando le venga en gana, siempre dentro del marco de sus funciones constitucionales, y no hay que dar más explicaciones. La diplomacia española debe advertir tajantemente al reino alauita que el status quo es el que es, bonito pleonasmo, y santas pascuas.

**************************************


Llevo tiempo intentando no prestar atención a los dislates de don José Blanco, secretario de Organización, según creo, del PSOE. No he tenido ganas de dedicarle unas líneas. Pero hoy me ha resultado especialmente denigrante el que haya comparecido ante la prensa parafraseando expresiones judiciales para situar al PP al mismo nivel de los delincuentes. Se ha pasado varios pueblos. Ha errado en el análisis, ha sido soez y ha demostrado que para él todo vale. Y por añadidura para quien lo sostiene. De pena.



Si el PP ha dicho por boca de su presidente que no se ha descubierto quiénes son los autores intelectuales de los abominables hechos del 11-M, hay que recordar que el PSOE no ha cejado en establecer relaciones de causa-efecto con la presencia española en Iraq. Ya está bien. La justicia se ha pronunciado, las víctimas necesitan respeto y no deben volver a repetirse bochornosas situaciones: nunca más jornadas de reflexión con pásalos antidemocráticos. Nunca más políticos buscando rédito mientras yacen desmembrados decenas de compatriotas. No nos merecemos una democracia de sobresaltos. Precisamos del aburrimiento de las sociedades avanzadas, en las que los políticos enredan lo menos posible mientras la sociedad civil, pujante, autónoma, fuerte, vive en libertad.

lunes, 29 de octubre de 2007

Reflexión seguro que intempestiva, algo acalorada, probablemente políticamente incorrecta y con certeza bastante hedionda.

Estoy hasta el gorro de tanto jalogüín. Aquí vivíamos bien con la calabaza del Un, Dos, Tres, y con las que obsequiaban, infaustas, las mozas a tantos enamorados.
He dicho.

lunes, 22 de octubre de 2007

Gran polémica para un gran fracaso

Pues al final resulta que McLaren-Mercedes, con todo su golpe de belleza de marca, se ha quedado como el gallo de Morón. Claro, han apostado todo por el novato Hamilton, se han volcado con él, lo ha beneficiado todo el mundo, todo se le ha perdonado en demérito de un Alonso con valor demostrado, experimentado y con carisma. Al final, ni McLaren gana el campeonato de marcas ni Hamilton el de pilotos. Nada de nada, cuando se podía haber tenido todo. Nihil novum sub sole.

domingo, 21 de octubre de 2007

Reconciliación

Los medios de comunicación que se han hecho eco de la conferencia del Foro Zafrense del pasado día 18, han destacado algunas de las palabras que Rodolfo Martín Villa pronunció en las entrevistas previas. Unos se han referido a la corta duración de UCD, ceñida al proceso de Transición, objeto que la inspiró. Otros a la admiración experimentada por el conferenciante por el desarrollo económico de la zona.

Pero, para quien esto escribe, lo más destacado de su paso por Zafra es un hondo clamor por la reconciliación, cuyo ejemplo más acendrado es la Transición española. Recordó, emocionado, las palabras del comunicado del gobierno que presidía Felipe González, con motivo del 50 aniversario de la Guerra Civil. El nunca más que quebró la voz del conferenciante fue arropado por un caluroso aplauso de los asistentes.
A continuación transcribo parte de esa declaración del año 1986:

"[...]recuerda, con respeto, a quienes desde posiciones distintas a las de la España democrática, lucharon por una sociedad diferente a la que también muchos sacrificaron su propia existencia. El Gobierno socialista considera que la guerra civil española es definitivamente historia y desea que el L aniversario selle definitivamente la reconciliación de los españoles”.

En la fotografía, Rodolfo Martín Villa, emocionado, recibe los aplausos del público. (Foto M. Durán).

Juan García Gutiérrez, en su blog "La materia del sueño", ha tenido la amabilidad de referirse al Foro Zafrense con palabras que agradecemos. Si desea leer su entrada, pulse el siguiente enlace:

http://www.garciguti.blogspot.com/


martes, 16 de octubre de 2007

La Transición, viva

En el periódico "Hoy", acaban de publicarme un artículo sobre la Transición española, tema de la conferencia del Foro del día 18. Si desean leerlo, pulsen en el siguiente enlace:

http://www.hoy.es/prensa/20071016/opinion/transicion-viva-20071016.html

viernes, 12 de octubre de 2007

En el día de la fiesta nacional

¡Viva España!
¡Viva el Rey!

jueves, 11 de octubre de 2007

En la víspera de la fiesta nacional

Aunque no es lo mismo ver el vídeo (no he conseguido localizarlo en Internet) que leer el Diario de Sesiones, no me resisto a colocar aquí las emocionadas palabras del anciano senador socialista José Prat, pronunciadas el 6 de octubre de 1987, en defensa de la ley que estableció como día de la fiesta nacional el 12 de octubre. (Copiado del D. S. del Senado del 6-10-87, págs. 1713-14). Los subrayados son míos, y la imagen está tomada del Ateneo de Madrid.

Señor Presidente, señoras y señores
Senadores, recordad aquellos versos de romance:
«Para tan grande señor, poca limosna es un real». Para
tan grande tema, poco puedo yo ofrecer.
Os ofrezco una vieja devoción por esta fecha. Es muy
antigua; yo recuerdo en 1919, cuando el Gobierno de don
Antonio Maura -no os fiéis mucho de mi memoria, por
Supuesto- dictó la Fiesta de la Raza para el 12 de octubre,
y no era iniciativa suya, era iniciativa del Presidente
argentino Irigoyen. Yo recuerdo, pues conocí en Granada
a José Vasconcelos, aquella doctrina suya de la raza cósmica.
Porque el concepto de raza, para aquellos admirables
espíritus de integración, no era el concepto que se
puso luego tristemente de moda con una tremenda separación
étnica, con un tremendo prejuicio de supuesta superioridad
racial, sino al contrario, la integración de todo
el género humano. Por ejemplo, es el concepto humano y
profundo del mestizaje, que es universal, según parece
que dicen los antropólogos.
Por eso he tenido siempre, y perdonad la parte subjetiva
que hay en mis palabras, una gran devoción por el 12
de octubre, que creo que es la verdadera fiesta nacional
de España. Es un concepto viejo, un concepto muy viejo
el de nación en España
. Está ya en la época romana, cuando
se sonreían los senadores romanos del acento andaluz
de Adriano, porque ya había acento andaluz, mis queridos
amigos, en la época de plata de las letras romanas. Y
está luego en San Isidoro de Sevilla, que hace la alabanza
de España y lo leen en todas las Escuelas, porque San
Isidoro fue el manual fundamental de toda la escolástica
medieval. Y está ese dramático y bellísimo castellano de
la «Crónica General». cuando hace la alabanza de España
y habla, por ejemplo, de que “España es afortunada en la
lid, briosa en el esfuerzo, alegre de azafrán; y a ese país,
que estaba seleccionado por Dios, le dio por arremeter
unos contra otros y perdiéronla todos». Y nos habla de la
famosa leyenda del Conde don Julián.
Tenemos esa fecha del 12 de octubre, que es la aparición
del Nuevo Mundo, un mundo nuevo geográfico y un
nuevo mundo del espíritu
.
Recordad la visión del gran Burckhardt, historiador del
Renacimiento italiano, cuando dice que allí se descubre
el hombre y se descubre el mundo. Yo me he permitido
rectificar (porque recordad también que soy un modesto
ateneísta y los ateneístas nos atrevemos a todo) rectificar,
repito, a Burckhardt y decir que fue también el descubrimiento
del Estado. Y lo fue justamente por razón del hallazgo
de lo que decía Francisco de Vitoria: los indios recientemente
hallados. Ahí se descubre el Estado. En la
«Relectio» de la Potestad Civil, en la «Reelección de la potestad
civil» de Vitoria en Salamanca está todo el concepto
del Estado en muy breves palabras. Está el concepto
de la comunidad de las naciones. Hay un anticipo ejemplar
de lo que son hoy los ideales de paz y universalidad.
Cuando veo que se habla del «Proyecto Erasmus» a mí
me gustaría más que se dijera en castellano, a pesar de
mis respetos por el latín. El «Proyecto Erasmo» es el proyecto
que evoca no sólo a Erasmo, sino a los grandes irenistas:
a Juan Luis Vives, a Tomás Moro, a Lorenzo Valla,

a todas esas grandes figuras que soñaban en la paz.
Cuando escribe Luis Vives su carta a Adriano VI, esperando
que de la designación papa1 de Adriano de Utrecht
surja la paz en Europa, está postulando el nuevo mundo
del espíritu: el mundo del Renacimiento. Pero los que lo
realizan son aquellas gentes que salen el 3 de agosto de
la rada de Palos de la Frontera, que pasan por La Gomera
y que el día 6 emprenden el viaje a lo desconocido. Y
nos lo ha dicho mosén Jacinto Verdaguer, cuando en «La
Atlántida», desde el Teide, el viejo ermitaño saluda las
tres naves que van hacia el nuevo mundo. (El señor Prat
García interrumpe su discurso y da muestras de emoción.)
Perdonad, porque la emoción va impregnada de presión
histórica. (Grandes y prolongados aplausos de los señores
Senadores.)
Hubo un momento en que la península, dramáticamente
dividida, dio la unidad de Europa, y la dio bajo el camino
de las estrellas: es el Camino de Santiago, y el Codex
Calixtino lo va indicando, incluso como guía turística,
quizá como anticipo del Patronato Nacional de Turismos.
(Risas.)
Ese es el momento de Europa. Pero el momento del
mundo es el 12 de octubre y de lo primero que se habla
es del Nuevo Mundo. Y el mundo es hermoso, nueva hermosura.
Es lo que abre al mundo moderno. Y lo abre España
porque le toca por el destino histórico, porque los
hados lo mandaron así o porque la historia lo condujo así.
Lo cierto es que es nuestro día, cualquiera que sea su nombre.
Llamadle, si queréis, la Fiesta de la Raza, «ínclitas
razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda». Llamadle,
si queréis, Fiesta de la Hispanidad. Para mí es la fiesta
del género humano. Es nuestra aportación modesta y sencilla,
que quiso el destino, que quiso la providencia. «Ciego,
¿es la tierra del centro de las almas?», decía el poeta.
Fue la afiliación de España a la Historia Universal. Celebrémoslo.
Gracias. (Grandes y prolongados aplausos.)

Letra para el himno nacional

A mí me gusta la de Pemán, que de chicos veíamos en la Enciclopedia Álvarez:
Pulse en la bandera:

jueves, 4 de octubre de 2007

Gracias, Juan

Los obituarios de los periódicos, los programas de radio y televisión, recogen con frecuencia homenajes póstumos a personajes ilustres: actores, escritores, empresarios, famosos a palo seco… Cuando se trata de políticos de postín se redoblan los esfuerzos por trazar su perfil, por mostrar su trayectoria y sus principales obras.

Pero, a diario, otros muchos se van en silencio, como no queriendo molestar, tan callados como han vivido su vida, más dedicada a los demás que a uno mismo. Como mi amigo Juan Toro, de La Lapa, a quien hoy han enterrado. Nos ha dicho adiós a principios de octubre, cuando el otoño ha entrado de sopetón por la feria de Zafra y ha lamido impaciente las sierras y los campos y ha colmado las riveras,

Los que tuvimos el honor y la suerte de conocerlo sabíamos en qué consiste un hombre anónimo, sencillo, pero volcado con todo aquello en lo que creía. Sirvió a su pueblo como concejal, sin ninguna prebenda, que en los pueblos chicos la cosa no da para lujos. Fue leal y entusiasta con su partido. Muchas veces lo llamé y siempre acudió, con su fiel amigo Bibiano, con tantos otros de La Lapa, minoría silenciosa de voz pero con un corazón que se escucha latir con fuerza por cualquiera que conozca a esas gentes buenas. Alguna vez se presentaba con una bolsa de tomates, o de calabacines. Pero lo que verdad me regalaba era su corazón, su afecto de persona llana y sin dobleces.

Los que hemos estado en el tráfago de la política, los que creemos que lo sabemos todo, los que tanta fatuidad contemplamos, te debemos mucho, amigo Juan. Te debemos el ejemplo de tu entrega entera a cambio de nada. Los que te conocíamos sabíamos que hablar de Juan Toro era hablar de una buena persona. Punto. Ojalá sepamos aprovechar lo que tu bonhomía siempre dictaba. Gracias, Juan, por ti, por los ratos que compartimos, por los kilómetros que hicimos juntos, por el vino que bebimos y por las charlas que se remojaron con él.

La fotografía que ilustra la entrada de hoy es un fragmento de la que nos tomaron en la visita que organizamos hace seis o siete años al Congreso y al Senado. Concretamente, está hecha en el antiguo salón de plenos de la Cámara Alta. ¡Cómo disfrutaron aquél día los de La Lapa!

martes, 2 de octubre de 2007

Blázquez retorna las aguas a su cauce


Hace unos días, monseñor Cañizares pidió que se rezara por el Rey, que "tan mal está siendo tratado, que tantas injurias está recibiendo". Ayer, el presidente de la Conferencia Episcolar, monseñor Blázquez, ha dejado claro su apoyo, y el de la institución que preside, a la Corona. No ha dudado, por lo demás, en lamentar las críticas que la COPE vierte sobre el Rey, según leo en ABC.

A partir de ahora, que Losantos diga lo que quiera. Repito que no comparto sus tesis ni sus modos, pero allá película. Pero como la institución episcopal se ha manifestado claramente en favor de la Corona, me causa una enorme alegría que, en mis impuestos, la cruz vuelva a la Iglesia Católica. Porque me da la gana.

viernes, 28 de septiembre de 2007

¿Sin comentarios?


Creo firmemente en la libertad de expresión y en su variante fundamental la libertad de prensa. Pero el que en la COPE se digan mamarrachadas infames del calibre que "nunca se ha visto al rey con la víctimas del terrorismo", me parece que rebasa muchas barreras, sobre todo la de la mentira. Pero, en fin, que digan cuanto quieran, mientras no incurran en delito, que los derechos nunca son absolutos.

La emisora de la Conferencia Episcopal, fuente de pingüe negocio, no es mi referente. Pero la Iglesia, en cierta medida, sí. Suelen pronunciarse los obispos sobre multitud de cuestiones, algunas absolutamente políticas. Y me parece bien. También son españoles y pueden decir lo que quieran. Pero su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, según leo en ABC, y me lo creo, ha declinado pronunciarse en apoyo a Don Juan Carlos. Está en su derecho.
Yo también estoy en el mío de hacer con mi dinero lo que me venga en gana. Y desde luego, mientras la Conferencia Episcopal no se manifieste sin ambages a favor de S. M. el Rey, y desautorice las barbaridades pronunciadas por el locutor de la COPE, a mí no me da la real gana de dar un sólo duro a la Iglesia en mi declaración de la renta.
Cada cual que ejerza su derecho: al berrido, al silencio o a lo que quiera. Entre Losantos y la Iglesia, me quedo con ésta última, puesto que, creencias aparte, su magisterio es muy recomendable en infinidad de cuestiones. Pero entre el Rey y los obispos, me quedo con el Rey, que en las cosas terrenales hay que dar al César lo que es del César. Esto es lo que hay.

martes, 25 de septiembre de 2007

¿Y por qué no una calle para Suárez?

Adolfo Suárez ha cumplido hoy, entre brumas, 75 años. Tuvimos noticias de su estado en diciembre de 2003, cuando Gabriel Cisneros (q.e.p.d.) nos lo anunció en Zafra, en el transcurso de su conferencia sobre la Constitución, con ocasión de su XXV aniversario.
La dimensión política de Suárez, ya la conocemos. A la humana nos acerca un poco más la entrevista que publicó ABC el domingo pasado, y que le realizaron hace 27 años. En fin, los que pasamos de los cuarenta y tantos recordamos nítidamente su papel protagonista, al servicio del rey y de España. Su zigzageo político después de UCD no empaña su relevancia en el proceso de nuestra Transición.
Me atrevo a proponer, a ver si alguien recoge el guante, que en Zafra disponga de una calle o plaza. El valor, a Suárez, no se le supone. Está acreditado.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Partidos e Internet


El uso de Internet entre los partidos políticos es fundamental para la transmisión de noticias, ideas, proyectos, actuaciones... El ciudadano tiene la ocasión de acercarse a los distintas opciones políticas a través de la red y conocer más de cerca qué hacen, qué dicen, qué piensan. Creo, por tanto, que es imprescindible el uso de las nuevas tecnologías por las distintas fuerzas políticas.


Eso sí, sería interesante que no sólo se actualizaran las páginas web durante los períodos electorales. Pasadas las elecciones, ya no cabe reiterar los mensajes que tuvieron cabidas en los prolegómenos ni en los momentos inmediatamente posteriores a las citas en las urnas. Mejor sería, pienso, que se colgaran noticias actuales que nos ayudasen a seguir el trabajo de nuestros representantes. De lo contrario puede darse la sensación de que, pasado el torbellino electoral, ya no tiene mayor importancia la comunicación con los votantes.

jueves, 20 de septiembre de 2007

Banderas en su sitio

Inauguro hoy una sección que, si lo desean, pueden considerar crítica, pero a la que un servidor estima como un repertorio de sugerencias, lo que no implica que, llegado el caso, pueda volver sobre ellas con tono de reproche o censura. Son cosas de la vida cotidiana de Zafra, y si se tercia de algún otro sitio, de esas que, como alguien dijo, pueden oxidar la convivencia.
Empiezo hoy, ya que estamos con una recurrente guerra de banderas por doquier, por sugerir que el día de la Fiesta Nacional, el 12 de octubre, aquél que defendió con emoción contagiosa y honda el veterano José Prat desde la tribuna parlamentaria, se celebre con algo más de énfasis en nuestra ciudad. Ya sé que coincide con los actos de la patrona de la Guardia Civil. Más a mi favor: quizá se pudiera aprovechar esta circunstancia para organizar una ceremonia como el homenaje a la bandera, ahora que por fin parece que el Gobierno de España empieza a usar los símbolos nacionales con normalidad, aunque sea por pulsión electoral.
En otras partes se celebran ceremonias vistosas y, sobre todo, profundas. No veo por qué no pudiera hacerse aquí. Por cierto, y para empezar, bueno sería que la bandera de España, acompañada de las de Extremadura y la de Europa, esté presente en los edificios municipales. No sólo debe exhibirse en el Ayuntamiento, ha de hacerse en el resto de los locales de titularidad municipal. Se ha convertido en una rutina sin sentido el que no ondeen las banderas. Mea culpa, yo también fui concejal de régimen interior y no reparé en este detalle. Ahora que lo veo desde la perspectiva, ruego a quien corresponda que obre de acuerdo con la ley.
Las banderas no son un trapo (me asquea oir tal cosa), son un símbolo y representan a nuestra nación. Honrándolas a ellas nos honramos a nosotros mismos y apostamos por la convivencia constitucional.


sábado, 8 de septiembre de 2007

Nueva conferencia del Foro

Vamos a celebrar ya la sexta conferencia del Foro. Lo haremos el 18 de octubre, en Bodegas Medina (C/ Cestería). Trataremos el apasionante tema "la Transición española", y contaremos para ello con un protagonista muy cualificado, D. Rodolfo Martín Villa, ex-ministro de la Gobernación y del Interior y ex-vicepresidente del Gobierno.
En el boletín de opinión, aparte de firmas de Zafra, de la categoría de D. Joaquín Castillo o D. Juan García Gutiérrez, contaremos con artículos especialmente preparados para el Foro por el Pte. del Congreso o el portavoz de algún partido político de representación nacional.
Están ustedes invitados.

sábado, 25 de agosto de 2007

Ya están aquí

Le fusilo un artículo a Amadeo de Argángary, publicado en 2005, y muy a propósito para las fechas que vienen.

Como obedeciendo ciegamente la consigna musical de El Dúo Dinámico, “el final del verano llegó, y tú partirás”, salen de sus refugios veraniegos y retornan a la cotidianidad. ¿Quiénes? Pues, como podrán imaginar, los anuncios de fascículos en la televisión, los políticos (aunque algunos no se han ido del todo, no sabemos si para bien o para mal) y, por supuesto, la liga de fútbol.

Las fascículos, inevitables compañeros de los que retornan de vacaciones con grandes propósitos de ampliar su formación, o simplemente buscando algo de ocio que les haga olvidar que se les acabó el dolce far niente, son una auténtica plaga que invade, inmisericorde, las franjas publicitarias de la televisión. Menos mal que, como más bien escucho la radio, me libro del coleccionismo de soldaditos de plomo, de construcciones medievales realísimas, del manejo profesional de los ordenadores y, en fin, de toda una legión de cosas presumiblemente inútiles.

La vuelta de los políticos suele ser igual de pesada. La inmensa mayoría viene con sus carteras plagadas de papeles, cada uno el los cuales contiene, seguro, ideas a mogollón. Soy de los que opinan que el político de raza no deja de dar vueltas al coco, ni siquiera bajo la sombrilla. Además, son los agentes del fenómeno del “otoño caliente”, inevitable año tras año: las paridas del verano, los proyectos aparcados, los dislates de unos, la soberbia de otros, la incompetencia de los más, se mezclan en el matraz de los ambientes políticos, se agitan suficientemente, y voilà, ya tenemos alimento para las páginas de los periódicos y los telediarios, siquiera hasta Navidades. Menos mal que siempre hay gentes sensatas que aportan ideas serias, trabajan y se preocupan de verdad por los problemas de los demás.

Y, por fin, el fútbol, inevitable aliado del domingo. Sonsonete radiofónico añorado por tantos, que no pueden vivir sin la agilidad de esos locutores que lo mismo cantan el minuto y resultado o anuncian los mejores puritos, con el mismo entusiasmo que si estuvieran narrando el resurgimiento de la mismísima Atlántida de entre las aguas oceánicas. Volverán las polémicas arbitrales, los futbolistas que piden “más minutos”, las derrotas explicadas a la usanza tradicional: “el fútbol es así”, los entrenadores en la picota… Todo está visto, todo se repetirá, en ese soniquete radiofónico embriagante, que nos hace olvidar lo aburrido que puede ser un domingo más, como tantos otros, en esa vida tan normal, tan gris, que nos ha tocado en suerte. El entusiasmo del locutor quizá se nutra del enervamiento de las masas aburridas.

Don Antonio Díez-Cañabate, allá por 1959, ya diagnosticaba, no sé si con certeza: “¡Ay, el gentío! ¡Qué pobre humanidad folletinesca, alimentada en un tiempo por la mitología, en otro por los libros de caballería, en otro por las novelas por entregas, ahora por el cine y la radio!” ¿Siempre algo que nos adormezca el espíritu? Quién sabe.

En fin, la cosa me ha salido hoy un tanto pesimista. Pero bueno, el otoño está a la vuelta de la esquina, aunque antes que llegue meteorológicamente nos sumimos en él psicológicamente, tal vez por causa del síndrome de la vuelta de las vacaciones, quienes las hayan disfrutado, acaso porque tiene que ser así. Ya llegará la alegre primavera.

jueves, 23 de agosto de 2007

Gozosamente sin comentarios

Publicado en "Hoy", el 5 de marzo de 2000.

domingo, 19 de agosto de 2007

Gobierno de España: ¿Cuestión de imagen?

Hace días que viene apareciendo en la prensa la cuestión del concurso para el diseño de un logotipo que represente al Gobierno de España. Leo en El País de hoy la última referencia a este asunto. La periodista cita que “el Gobierno ha iniciado el rescate de una palabra en disputa: España”. Añade que “El Gobierno inicia, sin ruido, su pugna por esos símbolos”.

Así queda recogido en el periódico pro-gubernamental el hecho de que Rodríguez Zapatero se ha percatado de que tiene unas elecciones a la vuelta de la esquina y que hay infinidad de personas, incluyendo a sus votantes, discrepantes con políticas ya practicadas, que dejan bien maltrecha no la imagen, sino la esencia de España, o estepaís, si así lo prefieren.

Digo yo que lo que el Gobierno tiene que rescatar no es la palabra España, sino el mismo concepto de España, su incardinación constitucional y su realidad secular. Mejor es que olviden aquel invento del federalismo asimétrico y se hagan conscientes del daño que han hecho al puentear la Constitución con el Estatuto de Cataluña (aún nos queda por ver en qué queda la cosa en el Tribunal Constitucional). También que recapaciten sobre la afrenta que ha supuesto la negociación con ETA: discutir sobre Navarra o sobre inventados derechos de autodeterminación es ir contra “la palabra en disputa: España”, o mejor, contra España como nación. Claro está, el concepto de nación española no está muy claro en el caso de Rodríguez Zapatero, al que veo más afín a tesis plurinacionales.

Respecto de los símbolos, bueno sería que se empezara por cumplir la ley y se obligara a las administraciones públicas a que la bandera nacional (nacional de España, porque España es una nación) ocupara el lugar que le corresponde en tantos sitios en los que, por no molestar, se permite que esa imagen que ahora se quiere reforzar se vaya difuminando poco a poco, y con ella el mismo sentido de españolidad, hasta que llegue el día en que muera por inanición. Y que usen los de izquierdas los símbolos de España, su bandera, su escudo, su himno, sin complejos. Que son de todos, y todos pueden hacerlos suyos con el debido respeto. Quien no los luce con orgullo es porque no quiere. O porque prefiere hacer alarde de la bandera tricolor de la II República (la de la I siguió siendo roja y amarilla) y exhibirla por doquier. Bien, que lo hagan si quieren: pero están en la misma situación de alegalidad que quienes usan la bandera con el águila de San Juan. Salvando la siguiente diferencia: la segunda tiene los colores que la Constitución determina, y fue legal hasta 1981 ó 1982, no recuerdo, cuando se cambió el escudo. Yo prefiero la actual, ciertamente. Pero si hubiera seguido la antigua me hubiera dado lo mismo, porque no por ello tendría para mí significación franquista alguna. Si el pueblo soberano la hubiera reconocido como tal, ni franquismos ni narices.

En fin, que el Gobierno quiere gastar algo de dinero para hacer notorio cierto giro. Bueno, pues que lo gaste. Pero ya estaban usando desde hace algunos meses el escudo de España, por el que no hay que pagar nada, y el texto “Gobierno de España”, a su lado, sin necesidad de más zarandajas. Y, encima, resulta que el modelo que escogen es primo hermano del logotipo alemán. Resignación. Si esto sirve para que Rodríguez Zapatero, el Gobierno y el PSOE cambien de actitud y de tesis, bienvenido sea. El tiempo nos dirá.

Nota: la imagen que ilustra esta entrada está obtenida del Ministerio para las Administraciones Públicas.

sábado, 11 de agosto de 2007

Un día en el parque

Es cierto que hay que recompensar el esfuerzo, ya nos lo hacía entender el padre prefecto cuando en el colegio de los jesuitas de Villafranca se procedía a la proclamación de dignidades y empezaba su relación con la frase “para mayor gloria de Dios y estímulo en el trabajo…”. Por eso no es mala cosa que a los chavales, que han sacado buenas notas, los monte uno en el coche y los lleve a uno de esos parques temáticos que hay por España, para premiar el resultado de los estudios. Se trata de pasar un día agradable, disfrutando de las atracciones y espectáculos que tales sitios ofrecen, y que tanto gustan a los niños.

Llegado el día, madruga uno, puesto que tiene que tragarse más de cuatrocientos kilómetros. Y, por supuesto, te atavían con unos pantalones cortos para que, so pretexto de ir más cómodo, quedes inmerso en la masa de turistas que pululan por todas partes en verano, y no des la nota; obedientemente me pongo el pantaloncito y me calzo unas zapatillas deportivas. Eso sí, a pesar de una multitud de protestas, exijo y consigo llevar conmigo mi sombrero de paja que, como ahora mismo se verá, es de grande utilidad, aunque pueda parecer que no conjunta en absoluto con la indumentaria.

Bien, llegamos al parque. Aparcamos y, de inmediato, descubro cuál es el denominador común de estas grandes superficies del moderno ocio: la cola. Exactamente tres cuartos de hora me cuesta adquirir la entrada al parque, bajo un sol de (in)justicia. Ahora mi sombrero de paja es práctico y amigable, aunque destroce el look, cuestión que como comprenderán los que me conocen, me importa poco, porque poca cosa puedo aportar a la estética moderna.

Entramos por fin, tras pagar sólo cien euros gracias a nuestra condición de familia numerosa. De inmediato, cola para hacerse la foto con el muñeco que representa determinado personaje de los dibujos animados. Niños y mayores. Estos últimos, entre los que me incluyo, imagino que con mayor ilusión, no en vano eran los personajes de nuestra niñez. Los chavales de ahora, con videoconsolas, Internet y demás gollerías tecnológicas no sé si conocen a aquéllos héroes que nos alegraban las tardes. Pero bueno, allí están, pugnando por hacerse un hueco junto al muñequito.

Más adelante, cola para entrar en atracciones con decorado sugerente y que prometen grandes dosis de emoción. Como un servidor no está para esperas ni sorpresas, deja que la familia suba a la atracción, y mientras se merca una coca-cola. Dos euros y cincuenta céntimos, oiga. De inmediato evoco los paisajes de Sierra Morena, con Luis de Vargas y los siete niños de Écija al trote. Dos euros y cincuenta céntimos, es decir, cuatrocientas dieciséis pesetas. En fin, miro alrededor y comprendo que mantener todo aquello debe ser caro. Templo mi ira, me quito del magín a los ecijanos, y a otra cosa.

Proseguimos hasta llegar a otra atracción. Miro el cartel de advertencias: “Cuidado los que padezcan de claustrofobia”. “No subir si tiene problemas cardíacos”. “No entrar si está mojado”, y así un largo etcétera de avisos. De modo que decido no entrar aquí tampoco y espero sentado en un estratégico banco junto a la puerta de acceso y a la sombra. Para entretenerme, y como me malicio que la cola es inevitable, me dedico a la observación. ¡Y vive Dios si observé! Una hora de espera.

Digo que me dediqué a observar. Intento establecer una taxonomía del personal que circula por el parque: destacan los tarzanes (y tarzanas) con el torso descubierto, por el calor y porque hay atracciones en las que uno se moja. Los niños sabelotodo que explican pormenorizadamente a sus papás los secretos del parque. Los abuelos que hace una hora eran complacientes y ahora aparecen desesperados… En fin, dejo la clasificación porque a mi lado se sienta una señora con uno de esos niños resabidos, que se empeña en explicar que nos encontramos ante una atracción de simuladores. Menos mal que hay un buen paso de tórtola donde estoy sentado, y la vista se refresca.

Frente a mí, las máquinas de refresco expenden docenas de frascos. Dos cincuenta, suma y sigue. A la derecha, una torre gigantesca e infernal desde la que se desploman, sentadas en un artefacto, varias personas a las que sólo se ven sus piernas, que sobresalen como lombrices. La gente se asoma a la puerta de la atracción en la que espero: “Son simuladores”. Las tórtolas siguen su paso. Los refrescos siguen enriqueciendo al concesionario. Las lombrices suben y bajan entre alaridos de los aventureros. El niño no se calla. La madre no quiere entrar. El infante insiste. El personal pasa: “Son simuladores”. El calor aprieta. Mi gente no sale de la atracción. La mente se me nubla, me ofusco. Veo que la máquina de refresco expende lombrices, mientras de la torre salen coca-colas. Alternativamente, los simuladores suben a la torre, las tórtolas salen de la máquina de refrescos y las lombrices hacen cola. Me rescata del delirio mi familia, que sale intentando contarme en qué consiste la atracción: “Son simuladores”.

Sobrevivo a duras penas. Es la hora de comer. Ingiero, a un precio también adecuado para amortizar las instalaciones, unos sándwiches (si digo bocadillos queda peor). A toda prisa nos vamos para ver más espectáculos. Acrobacias, saltimbanquis, más colas. Nada de siesta. Deprisa, deprisa. Otra cola para ver una ¡simulación! sobre efectos especiales. Realmente divertida. Otra para montar en un cochecito dizque de época, para hacer un supuesto recorrido por Los Ángeles y aledaños. ¡Puff! Ahora unos bailarines, ahora más acrobacias…

En fin, llega el momento de comprar los souvenirs (“recuerdos” no es palabra que pegue en este lugar). Otros tres cuartos de hora. Conseguidos los peluches, las postales y demás objetos, salimos al fin. Ha sido una magnífica jornada en el parque. Los chavales se lo han pasado de lo lindo y yo disfruto con ellos. Pero, entre nosotros, mal rayo me parta si vuelvo. Por cierto, mientras salgo por los tornos, varios niños, a voz en grito, claman a sus papás: “¿habéis visto los simuladores?”. ¡Grrr…!

domingo, 5 de agosto de 2007

¡Vaya con la Fórmula 1!

Vaya faena le han hecho a nuestro campeón. De modo que se clasifica para salir en primera posición en la carrera de hoy, pero la Federación lo sanciona por seguir las indicaciones de su equipo, beneficiando correlativamente a su compañero de escudería; éste no las obedeció, y no pasa nada. Parte hoy el primero y gana, mientras Alonso debe resignarse con la sexta plaza, acabando el cuarto.
¡Jesús, que jaleo! Si mismamente parece que estamos ante los codazos cuando se elabora una lista electoral. Por supuesto, me quedo con Alonso.

sábado, 4 de agosto de 2007

¡Abajo con el toro!


Nacionalistas e inonoclastas de pura cepa, unos maulets o como demonios se llamen, han derribado el último toro de Osborne que permanecía en pie en Cataluña. Evidentemente, si el toro fuera un mero anuncio, no tendría mayor trascendencia la cosa, más allá del reproche moral y jurídico que merece todo acto vandálico. Pero como resulta que el archiconocido cornúpeta es ún símbolo que evoca con claridad a lo español, hasta el punto que en muchas banderas sustituyen el escudo por su silueta, no hay que permitirle que permanezca en pie. El toro ha sido abatido con una de las peores alevosías posible: la de la estulticia disfrazada de cosa política.
No sé si ahora irán a cargarse los grupos electrógenos que el ejército de España ha instalado en Barcelona para dar corriente a los damnificados por el apagón de hace días. Ya, lo sé, ésto que acabo de decir es demagógico. Pero es mejor una pequeña dosis de demagogia que un exabrupto, que es lo que me pedía el cuerpo.
Supongo que la inmensa mayoría de los catalanes, de los que se predica el seny, y que comprenden que juntos se va mejor que no separados, habrán evaluado a los atrevidos abatidores de toros de un modo muy negativo: suspenso sin paliativos. Por mi parte, me atrevo a reclamar la vuelta a los corrales. Pero no del toro, sino de esos maletillas que jamás llegarán a toreros.

sábado, 28 de julio de 2007

Los tiempos cambian (X)

Curiosa publicidad. Las chicas del anuncio están contando camiones. Se supone que todos son de la marca Ebro. Hoy, lógicamente, la estética de los anuncios es totalmente distinta. Seguro que las chicas estarían en paños menores, encaramadas en la cabina del camión, o algo así.

En fin, los tiempos cambian. Eso sí, si las chicas quieren entretenerse en contar camiones, sólo tienen que pasear un rato por la Avda. Díaz Ambrona. Por decenas circulan por allí.

La situación de esa avenida es grave. El tráfico cada vez es más intenso y hay que adoptar medidas. Llevo años diciéndolo, desde la tribuna política y desde la mediática. A ver si de una vez la Junta de Extremadura, titular de la ctra. EX-101, de la que Díaz Ambrona es travesía, toma conciencia del asunto.

Propongo, a mayor abundamiento, que el consejero de Fomento se siente en la puerta del Bar Hernández durante dos horas y, mientras trasiega vino de la tierra, o cerveza, o zarzaparrilla o lo que le pete, vaya haciendo rayitas (con el bolígrafo, oiga) en un bloc cada vez que pase un camión. Entretenimiento seguro.
(La imagen apareció en el periódico "Hoy" del 2 de abril de 1968)

viernes, 27 de julio de 2007

Ha muerto Gabriel Cisneros

Acabo de enterarme del fallecimiento de Gabriel Cisneros Laborda, uno de los padres de nuestra Constitución, histórico de la política española de los últimos treinta años y, por lo que conocí, buena persona, excelente conversador y todo un caballero.

Tuve la suerte de conocerlo personalmente en diciembre de 2003 cuando un servidor era presidente comarcal del Partido Popular y accedió a mi invitación para impartir una conferencia sobre el XXV aniversario de nuestra Constitución. Hicimos un acto en el que no hubo ninguna simbología partidista, puesto que se trataba de homenajear al instrumento que sustenta la convivencia en nuestro país. El acto fue un éxito, se llenó el salón del Huerta Honda con gentes de toda ideología. Posteriormente, cenamos acompañados por algunos miembros de mi junta directiva y otros invitados de Zafra. Por la mañana lo acompañé en un paseo breve por la ciudad.

Se nos ha ido un buen español y demócrata convencido. Uno de aquéllos que supieron ser generosos y pensar que España merecía la pena y que por tanto había que buscar un nuevo marco político que permitiese la reconciliación y la normalización política. Descanse en paz.

jueves, 26 de julio de 2007

Anasagasti

Dice el senador Anasagasti que la familia real está llena de vagos e impresentables. Bonita cosa. Un senador del reino bien acomodado ataca por elevación. Este senador, partidario de la autodeterminación, de momento se ha autodeterminado del respeto y del sentido común y, por supuesto, de la buena educación.

En fin, sólo recordarle que hubo un 23-F, en el que el "vago e impresentable" hizo que gentes como el ilustre parlamentario puedan estar donde están diciendo lo que dicen, sin que nadie los moleste. Y, además, con los privilegios de la inmunidad e inviolabilidad que su escaño le proporciona.

miércoles, 25 de julio de 2007

Los tiempos ¿cambian? IX



Hace unos meses causó sensación la fotografía que mostraba al presidente del Banco Mundia. Paul Wolfowitz, con los calcetines rotos. Seguro que recuerdan la fotografía. Simple anécdota, claro, pero supongo que provocaría el sonrojo del alto cargo. Aunque imagino que no le molestaría tanto ésta imagen como las noticias sobre trato privilegiado en la institución que dirigía en favor de su novia, lo que provocó su dimisión.


En fin, esto de andar con la indumentaria hecha un desastre no es cosa nueva, fíjense en las suelas de los zapatos del protagonista de nuestra siguiente fotografía:
Ciertamente, este hombre necesita unas medias suelas. Claro que, en este caso, no se trata de un alto funcionario ni de un líder político. Es un simple profesor de física de la universidad de California, que comparece ante el Senado en su condición de perito.
En fin, con un buen zapatero (con perdón), la afrenta de la foto no hubiera tenido lugar. Quizá nuestro protagonista no tuviera tiempo para llevar sus zapatos a remendar; su mente debería de estar ocupadísima con átomos, moléculas, fuerzas, masas, gravedades, energías y otras tantas cosas de esas que nos martirizaban a los de letras.
Ya lo saben, si tienen que aparecen en prensa, repasen la indumentaria. Despues, no se quejen.
Fotografía publicada en "Hoy", el 18-7-69.

lunes, 23 de julio de 2007

Badajoz-Granada, por Zafra.

Las comunicaciones son fundamentales para nuestro desarrollo. No vivimos de la agricultura, sino de la industria, del comercio, de los servicios que prestamos a la comarca y al sur de Extremadura. Por eso es fundamental no perder la batalla por la autovía Badajoz-Granada en su trazado natural, es decir, por Zafra. Mientras fui concejal defendí estas tesis en prensa (véase el periódico hoy del 9-4-2006)
http://www.hoy.es/pg060409/prensa/noticias/Prov_Badajoz/200604/09/HOY-PBA-091.html

También pregunté al alcalde por tan importante cuestión en dos plenos. Transcribo las preguntas y las respuestas:

Pleno 7-6-06

El Sr. Fernández Calderón ruega al Sr. Alcalde que insista y haga las gestiones ante las Administraciones competentes en orden a conseguir que el trazado de la autovía 432 Badajoz-Granada pase por Zafra, pues puede haber presiones de otras localidades para que pasen por ellas la autovía, y pregunta si tiene conocimiento de algún dato concreto sobre este trazado.

El Sr. Alcalde manifiesta que ante la publicación en prensa del posible trazado de la carretera N-432 por lugar distinto del actual ha recabado información de Fomento y de la Consejería y de momento no hay nada todavía pero que cabía la posibilidad de esas otras dos propuestas y es entonces cuando se ha manifestado en contra de esos otros trazados. Zafra tiene mucho que decir en ese sentido. Cuando haya otras informaciones y estudios previos se trabajará en ese sentido. No vamos a consentir un trazado distinto del habitual que es Zafra-Llerena-Granja de Torrehermosa-Azuaga.

Pleno 13-7-06

El Sr. Fernández Calderón se interesa por las siguientes cuestiones, solicitando información sobre ellas al Sr. Alcalde:
- Trazado de la autovía N-432
.

Respuesta del alcalde: "Respecto al trazado de la N-432, no hay ninguna noticia nueva."


Ahora, las noticias son que el desarrollo de la autovía puede ser: Badajoz-Almendralejo por A5 y desvío por Solana de los Barros, A66 (Ruta de la Plata) y desvío en el "Cruce de la Muerte" hacia Córdoba, si no me equivoco.


¿Qué procede hacer ahora? Menos tirarse los trastos a la cabeza o cruzarse de brazos, todo. Hay que empezar por que la Corporación se una y comisione al alcalde para exigir a la autoridad de Fomento que ejecute la obra por su trazado natural. ¿Que es más costoso? La rentabilidad hay que medirla a medio y largo plazo y en términos de desarrollo de toda la provincia. El trazado por Zafra sitúa a Portugal y a Badajoz en contacto inmediato con el sur extremeño. Esta comunicación es desarrollo y el coste ha de ser perfectamente asumible. Este tema sí interesa al ciudadano. Muévanse nuestros representantes al unísono, si es posible.

domingo, 22 de julio de 2007

No todo vale

Siempre he sostenido que no todo vale. Que el fin no justifica los medios. Por eso me resulta escandaloso que los humoristas gráficos de "El Jueves" hayan perpetrado la barbaridad de caricaturizar a los príncipes del modo que lo han hecho. Podemos discutir largo y tendido sobre la libertad de expresión, derecho fundamental que me es muy grato. No voy a hacerlo, el debate ya está trillado y no me apetece. Pero el sentido común me dice que el respeto debe estar siempre presente; que la ironía no puede zaherir, que no se pueden pisotear ciertas cosas alegremente.

No hay derechos absolutos. Todos tienen un límite. Las leyes y la jurisprudencia los contemplan. Por eso no es de extrañar el secuestro de la revista. Lo que sí me maravilla es que mi admirado Ángel Acebes, con tal de criticar al muy criticable Conde Pumpido, avale el escarnio de la caricatura, amparándolo en la libertad de expresión. No se pensaba lo mismo cuando el PP de Extremadura sacó (bien tarde, por cierto) a relucir las fotos blasfemas de un fotógrafo extremeño.

En ambos casos, el de las fotos y el de la caricatura, la cuestión es la misma. Una cosa es ser transgresores y otra muy distinta ofender gratuitamente. El mismo director de "El Jueves" ha declarado en TV que ellos están al límite. Pues moverse en esa zona es arriesgado, porque algunas veces se rebasa la raya. Lo han hecho, y la Justicia ha actuado. Y creo que bien. El que quiera hacer caricaturas con contenido, buen gusto y enjundia, que aprenda de Mingote, por ejemplo. Y quien desee dibujar con mal gusto, que lo haga, pero sin pasarse.

sábado, 21 de julio de 2007

Los tiempos cambian (VIII)

Hoy sería inconcebible (e ilegal) que chavales con 10 ó 12 años ya trabajaran. Pero hace 40 años era frecuente el abandono de los estudios, bastaba con saber leer y escribir discretamente y conocer "las cuatro reglas"; a partir de ahí, el trabajo era la salida inmediata. Los chicos se colocaban de aprendices y contribuían al sostenimiento de la familia.

Ahora los estudios son obligatorios hasta los 16 años. Las oportunidades se multiplican. Los medios crecen. Eso sí, el resultado tras la LOGSE no parece el más alentador. Las exigencias parece que no son demasiadas y el estudio, que creo que es un camino de esfuerzo, no parece que se aliente demasiado desde determinadas instancias. Fracaso escolar, violencia en las aulas, desánimo, son consecuencias inevitables.

En fin, a tiempos distintos, problemas distintos. Antes muchísimos chavales se iban de aprendices. Ahora muchos permanecen obligados en las aulas sin ninguna motivación ni aprovechamiento. ¿Es óptima la edad de 16 años como obligatoria para permanecer en el sistema educativo? Quizá sí. Pero permanecer no debe significar vegetar ni estorbar. Digo yo.

(Imagen, periódico "Hoy" del 28-7-68)

domingo, 15 de julio de 2007

Cambios en Rambouillet

Gérard Larcher vuelve a la alcaldía de Rambouillet, tras su paso por el Ministerio de Trabajo durante los últimos tres años. Mis lectores ya conocen de él, recordarán que escribí una nota sobre tan peculiar y entrañable personaje el 19 de mayo:

http://juancfernandez.blogspot.com/2007/05/gerard-de-rambouillet.html

Por su parte, el anterior alcalde, que tan dignamente sustituyó a Larcher, Jean-Frédéric Poisson, pasa a ocupar la primera tenencia de alcaldía y ocupa escaño de diputado por la circunscripción de Yvelines.

A ambos les reconozco una gran valía personal y política y les deseo lo mejor. Espero, por lo demás, que las relaciones entre nuestras dos ciudades se vean potenciadas. Las posibilidades son grandes. Es preciso trabajarlas. En ese sentido, también deseo éxito a la Corporación de Zafra, y sensibilidad para enfocar adecuadamente la cuestión.

miércoles, 11 de julio de 2007

Los tiempos cambian (VII)

¿Recuerdan la publicidad de Radio Maymó? Yo la veía con frecuencia en los tebeos. Al encontrarla en el periódico no me he resistido a reproducirla.

Evidentemente, los aparatos de radio que monta el personaje de la historieta no tienen nada que ver con los de hoy: alta tecnología, cada vez más fiable y con más prestaciones, y cada vez con un tamaño más reducido.

La formación tampoco es la misma. Podríamos hablar mucho de ella, es un tema polémico. Pero sí puedo decir que conozco a decenas de chicos que han cursado formación profesional en el instituto donde trabajo y han encontrado trabajo con relativa facilidad. Por lo demás, siguen existiendo las academias de enseñanza por correspondencia, que nos machacan con su publicidad y que alguna utilidad tendrán. No sé si Escuela Radio Maymó existirá aún, pero nos brinda esta oportunidad para el recuerdo y para encomiar el afán de superación del personaje del anuncio.

Anuncio publicado en el periódico "Hoy" el 27 de agosto de 19 67. ¡Casi 40 años ya!

lunes, 9 de julio de 2007

No somos nadie...

... sin los dichosos ordenadores. Hoy, por fin, después de cinco o seis días, me han devuelto el ordenador, que estaba en la tienda para sufrir unas reparaciones. Aunque tengo otros en casa, estoy acostumbrado a éste, y además tengo ahí todos mis ficheros de interés. Sin él he estado al revés.

¿Se imaginan a genios como Menéndez Pidal, Meléndez y Pelayo, Gregorio Marañón y tantos y tantos prolíficos investigadores y escritores, explotando las posibilidades de la informática? ¿Qué nivel hubiesen alcanzado sus obras, resultado de su inteligencia natural y de las herramientas modernas?

En fin, el chisme está de vuelta en casa. Ya puedo enredar un poco.

lunes, 2 de julio de 2007

Envidia+mentiras=gran sufrimiento


Ese deporte nacional llamado envidia, es posiblemente uno de los pecados capitales de los españoles. Quienes la padecen se reconcomen, se retuercen, se obcecan, hozan, sudan, se remueven, se encabritan... Muchos, en su desgracia, además se dedican a la mentira como deporte favorito y arma para que el objeto de su envidia quede difamado. En el pecado llevan la penitencia. Sufren y sufren.
Por mi parte, me permito rescatar una frase que leí a San Josemaría Escrivá de Balaguer en su "Camino" (no teman, nada me une al Opus Dei, pero se puede espigar entre la contundencia de sus expresiones y obtener algo últil). La destaco:
No pierdas tus energías y tu tiempo, que son de Dios, apedreando
los perros que te ladren en el camino. Desprécialos
.
Bueno, pues por hoy haré caso a San Josemaría. Ni un minuto más. Que sigan ladrando. Ya saben: ladran, luego cabalgamos.

sábado, 30 de junio de 2007

¿Cuánto ganan?


(Chiste publicado en "Hoy", por Larrey, el 18-6-86.

Uno de los debates más improductivos, demagógicos y de más negativa repercusión entre la ciudadanía es aquel que se sustenta en el afrentarse los representantes políticos por causa de las cantidades que han de percibir por el desempeño de sus funciones. Dicho en plata: el sueldo de los políticos.

Es un debate, por lo demás, que no genera mayor polémica en los niveles nacionales ni, que yo recuede, autonómicos. Ahora sí, en el ámbito local es pieza de artillería siempre dispuesta para el tiro.

Vamos a ver. Un político dedicado en exclusividad a su cargo debe percibir unas cantidades prudentes. Sobre todo porque los políticos, por muy resistentes que sean, si no comen se mueren. ¿Cuánto hay que pagarles? Esa es la cuestión: con arreglo a la responsabilidad que adquieren. Algunos demagogos de marca mayor dicen que lo que cobren en su trabajo anterior. Ergo, ¿cuánto le pagamos a quien no tiene trabajo? ¿Que ejerza sus funciones gratis et amore? Y si el edil es notario, ¿le pagamos dos o tres millones todos los meses? La ley del embudo no es recomendable en ningún lado. Hay que estipular unas cantidades prudentes, y así lo han hecho los dos grandes partidos extremeños. La demagogia no conduce a ninguna parte, es la fruta podrida del debate político. Hay que ser serios y no estimular polémicas que sólo conducen al hastío y que pueden volverse por pasiva con el tiempo.

Ahora bien, ¿por qué se exacerba este debate en el ámbito local? Elemental, querido Watson. Porque en la inmediatez de lo local el vecino percibe como más suyo el dinero que gasta el ayuntamiento, cosa que saben los políticos y que procuran explotar. Y así se enfada al público desde el principio del mandato corporativo, y de frente ¡ar!

Evidentemente, esto no funciona. ¿Cuántos concejales ha perdido el PSOE con la que cayó a costa de la dedicación exclusiva del alcalde en 2003? Al final el vecino se olvida y hay otros factores que son los que movilizan el voto. Entre ellos el balance de lo hecho y la perspectiva de lo que ofrezcan los otros. Todo ello, claro está, en medio de los suelos electorales de los partidos. Tráfico, seguridad, limpieza, alumbrado, industria, urbanismo, son mejores campos en los que establecer el debate con seriedad.

Miren, hace un par de días un conocido me abordó y me preguntó por el coste real de los políticos en el ayuntamiento. Le contesté lo que había escuchado, y no tardó en corregirme: "No señor, sólo has hablado del sueldo y seguros sociales de los liberados. Pero háblame de todos los concejales. ¿Qué pasa con las secretarías de los grupos (de todos los grupos), con el mantenimiento de sus despachos, con las cantidades que además ingresan estos grupos mensualmente, que no son moco de pavo? ¿Cuánto nos cuesta esto?" Como pueden ver, demagogia por demagogia. Sembrar vientos es garantía de tempestades y en el caso de la política, de aburrimiento. Desde luego, si en mis manos estuviera, yo no hablaría jamás del sueldo de los políticos. Siempre he defendido que los partidos pacten, informen de sus pactos y sanseacabó. Eso no es opacidad. Es prudencia. Lo que se ha dado en llamar "clase política" ya sufre bastante desprestigio como para que se enzarcen en peleas por la pela. Larrey lo ha captado perfectamente en el chiste que, aunque añejo, no deja de tener plena validez.

Por mi parte, creo que lo que hay que contralar es no cuánto ganan, sino si se lo ganan. Es decir, si el trabajo de los concejales, cada cual desde su puesto, es beneficioso para el pueblo. Y si los ayuntamientos pueden permitirse el gasto, claro. Lo demás, insisto, parole, parole.

jueves, 28 de junio de 2007

Los tiempos cambian (VI)

¡Enchufa el Askar! De chico escuché muchas veces
esta frase comercial como sinónimo de pon la tele.
Fue uno de esos eslóganes que se hacen populares
y se escuchan por todas partes.

Hoy, con los mandos a distancia, no hace falta que el
señor de sillón ordene poner en funcionamiento el Askar. Desde la comodidad se manejan todo tipo de artilugios: el del televisor, el del TDT, DVD, vídeo, canal satélite, etc.

Claro que no sólo se trata de técnica. El cambio de contenidos y espíritu de las televisiones haría que el señor del anuncio, con toda su pinta de procurador en Cortes, sufriera una apoplejía si, de repente, avanzara en el túnel del tiempo y se encontrara con la programación de hoy en día.

Afortunadamente, la televisión única pasó a la historia; atrás quedaron los tiempos en los que a lo más que se podía aspirar era a ver el UHF ¿Se acuerdan? En la variedad está el gusto, aunque en el caso de la mayoría de las cadenas de TV me malicio que éste es un tanto escaso. En fin, la libertad de expresión tiene que soportar daños colaterales; principalmente, claro está, porque hay audiencia para todo.
(Anuncio aparecido en el periódico "Hoy", del 30-9-65).