domingo, 16 de octubre de 2016

Flechas amarillas en Los Santos

Flecha amarilla en un cruce de calles de Los Santos de Maimona. Imposible perderse

El Camino de Santiago, se emprenda por motivos religiosos, por moda, por turismo o por las razones que a cada cual le plazcan, es un fenómeno que concita el interés de decenas de miles de personas, que echan a andar por esos senderos de Dios. Y, aunque hoy disponemos de infinidad de mapas y aplicaciones informáticas, son muy de agradecer las flechas amarillas que los entusiastas pintan para facilitar al peregrino o al simple caminante el tránsito. Ayer recorrimos la veintena de kilómetros que separan mis dos pueblos, Zafra y Villafranca, en una gozosa caminata. Y me sorprendió muy gratamente que, aparte de las flechas en mástiles de señales de tráfico, bordillos de aceras, piedras o árboles, en las calles de Los Santos, supongo que el Ayuntamiento, han señalizado de modo absolutamente visible la ruta que se ha de seguir para continuar la marcha por la Vía de la Plata. Flechas grandes, en intervalos regulares, hacen que el caminante se despreocupe de perderse y recorra nuestro pueblo vecino con tranquilidad.
Felicidades por esa iniciativa, que demuestra una elevada sensibilidad para con los transeúntes. Ojalá tomen nota en otros sitios.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Feliz día de la Fiesta Nacional

www.gifsanimados.org

Feliz día de la Fiesta Nacional. Es buen momento para que todos los que nos sentimos españoles, para que todos los que creemos en nuestro sistema constitucional, que nos ha deparado las mayores cotas de bienestar de nuestra historia, manifestemos nuestra fe en el proyecto común de España.
!Viva España! ¡Viva el Rey!

viernes, 30 de septiembre de 2016

Jesús, con las marcas.

Hace unas fechas les ponía aquí dos ejemplos de marcas contundentes, correspondientes a productos de Navarra y de Huesca. Hoy no me resisto y les traigo un electrodoméstico de una celebérrima multinacional sueca.
¿Tendrá el nombre del modelo alguna traducción en sueco? Sin palabras.

MIRAKULÖS
Horno, ac inox
MIRAKULÖS Horno IKEA 5 años de garantía. Consulta las condiciones generales en el folleto de garantía.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Un día en La Bella Easo

No conocía San Sebastián, Donostia para los vascuences. He pasado unas horas en una excursión que ha merecido la pena, y de la que dejo aquí constancia por si esto les anima a visitar esa bella ciudad del Cantábrico.


Fíjense qué gentío en la playa de La Concha. Es un sábado de principios de septiembre, con una temperatura más que agradable que invitaba a tomar el sol. Supongo que para la gente del norte la de las aguas sería aceptable. Dudo que para los de estos pagos lo fuera. Mientras tomé esta instantánea circunvalaban la bahía decenas de nadadores, que participaban en alguna competición con entusiasmo.


Reloj y barómetro.
La balaustrada de La Concha no está exenta de monumentalidad. Fíjense qué curiosos el barómetro y el reloj.

Ambientazo en las calles

Si la playa estaba concurrida, qué les digo del casco antiguo, sede inenarrable e inexcusable del tapeo a escala cósmica. Vean qué animada perspectiva: la foto la tomé desde la iglesia de Santa María del Coro, al pie del monte Urgull. Siguiendo la calle Mayor y esquivando el gentío se llega a la catedral del Buen Pastor, que en la foto aparece al fondo.

Pintxos en La Txalupa
Elegir un lugar donde tomar unos pinchos (pintxos en el lugar) es realmente difícil. Decenas de establecimientos pueblan el barrio antiguo. Nosotros entramos en uno al azar, en la calle Fermín Calbetón: La Txalupa. Permítanme que les diga que la foto es sólo parte de lo que disfrutamos. Inconmensurable. Mereció la pena, por un día y sin que se tome por costumbre, romper con la vida sana. Les recomiendo el establecimiento. La comida riquísima y la atención por un personal muy amable hicieron muy gratificante la visita.

Cartel de RTVE para el Festival de Cine
 Como no todo puede ser buen yantar, algo de cultura. Estacionamos en el subterráneo del Kursaal, y a la salida estaban unos operarios instalando la cartelería del festival de cine, que habría de celebrarse unos días después. Otro elemento más que hace atractiva la ciudad.


El verde norte

Finalizo con dos panorámicas bellísimas tomadas en una breve parada a propósito, tras abandonar San Sebastián con dirección a Pamplona. Valió la pena el viaje. Se lo recomiendo.



miércoles, 21 de septiembre de 2016

¡Que nos les quepa duda...

de las cualidades de estos productos! Aquí les pongo un par de fotos de productos navarros y oscenses, que no precisan ni de mercadotecnia ni de otras zarandajas. El buen paño en el arca se vende, y eso vienen a proclamar las marcas de espárragos y licor.

No hace falta añadir nada

Aquí tampoco

martes, 20 de septiembre de 2016

Ansó y Hecho


Ansó, Hecho y los valles a los que dan nombre (o de los que lo toman, vaya usted a saber), son dos lugares imprescindibles para los amantes de los pueblos bonitos y bien cuidados y de los paisajes embriagantes. Como es mi norma, no les canso con detalles que encontrarán en cualquier guía más documentados y mejor explicados, y les pongo algunas fotos.


Bonito rincón de Ansó

Otra agradable vista

Casa de 1734 con lauburus
Fíjense en esta foto de arriba. En el dintel de esta casa del siglo XVIII flanquean la fecha de construcción dos lauburus, símbolos tradicionales vascos. No sé si se debe la inscripción a que la familia propietaria era vascuence (no sería difícil dada la cercanía del País Vasco) o si acaso ese símbolo era utilizado más allá de esa región como elemento decorativo o con alguna significación. En todo caso, me llamó la atención y, como ahora no hay gastos de carretes ni de revelado, no escatimé y saqué la fotografía.


Muy curiosa la costumbre de poner el nombre de las casas familiares en la fachada


¡Ejem! Muy curiosa costumbre, sí señor...






Les dejo por por hoy con una pintoresca estampa de Hecho (algunos escriben Echo). No dejen de visitar estos pueblos de gente amabilísima.

lunes, 19 de septiembre de 2016

¡Ese sombrero!

Mejor sin sombrero, ¿verdad?


Seguramente fue un despiste, pero el turista de libro (sombrero de paja, mochila, mini-pantalón), se hace acreedor de figurar en la sección "Rol de cafres". La estampa está tomada en el interior de una catedral neogótica del norte. Se celebraba una boda cuando varios turistas entramos a echar un vistazo al templo (la ceremonia no era en absoluto de nuestra incumbencia, sean dadas gracias a Dios). El joven de la foto olvidó destocarse, o bien ignoraba que es conducta respetuosa hacerlo en muchos sitios, muy especialmente en los que tienen carácter sagrado, sea el visitante creyente o no. Ahí queda retratado sin especial ánimus iniuriandi, dejémoslo en ánimus iocandi, para que nadie se ofenda. Queden con Dios.