miércoles, 23 de diciembre de 2009

Feliz Navidad


Feliz Navidad y
un venturoso
2010.
La adoración de los pastores. El Greco.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Satisfacción

De las cosas que he hecho en mi vida y que más me satisfacen, dejando aparte las familiares y personales, que son muchas, no me cabe duda: me quedo con el Foro Zafrense. Lo hemos puesto en funcionamiento a pulso y creo que hemos conseguido el objetivo de ser pieza importante en la sociedad civil local.
El jueves pasado celebramos la décima conferencia, la segunda que organizamos en el Huerta Honda. Creo que fue un éxito, no tanto porque acudiese más o menos gente, sino porque el tema era atractivo y porque el contraste de opiniones se hizo realidad. Creo que todas las conferencias han sido suficientemente respaldadas y valoradas por público y patrocinadores. El balance de estas diez actividades me da ánimos para seguir trabajando por mejorar aún más.
Y lo que más me enorgullece es que ésto lo hemos puesto en marcha unas personas nada significadas en el panorama intelectual. Gentes normales y corrientes, pero sobradas de entusiasmo. La Junta Directiva del Foro, mi Junta, es impagable. Sirvan estas líneas como homenaje a Silvestre, Manolo, Domingo, José Juan, Miguel Ángel, Rafa... y a otros muchos que, sin ser directivos, también colaboran.
Me consta fehacientemente que había quien pensaba (supongo que aún los hay) que ésto era un invento para catapultar opciones políticas. Valiente tontería. Siempre he dicho que cuando desease participar en política lo haría con luz y taquígrafos, de frente y por derecho. Nada hay de eso en el Foro, recele quien recele, cosa que, por lo demás, me es indiferente.
Por cierto, me preguntaba el otro día un conocido por eso de la participación política. Para responderle recurrí a palabras de Bartleby el escribiente, obrita de Herman Melville, que leí hará treinta años y que recordé a raíz de una entrada de José Gras en su blog, de hace unas semanas. Decía Bartleby cuando le encargaban algo: preferiría no hacerlo. Pues eso. Ni quiero, ni procede, ni tengo por qué, ni me van a invitar, ni falta que hace. Me quedo con el Foro, ustedes lo pasen bien.

martes, 3 de noviembre de 2009

Nueva conferencia del Foro


El próximo jueves 12 de noviembre, a las 21 horas y en el Hotel Huerta Honda, celebramos la décima conferencia del Foro. La pronunciará Alfredo Relaño, director del Diario As, y se analizará qué hay más allá del deporte.
Como siempre, están Vdes. invitados.

viernes, 23 de octubre de 2009

Consulta popular


La convocatoria de consultas populares está muy restringida, no en vano la democracia parlamentaria es, en esencia, representativa y en contadas ocasiones se recurre a consultar al pueblo directamente sobre asuntos puntuales, que suelen subsumirse en los programas electorales de los partidos políticos.

En el caso de la que se ha planteado en Zafra acerca del modelo de consorcio pretendido para la Feria, veo no pocas dificultades de todo orden, que intentaré desglosar brevemente aquí. Todo ello bajo la filosofía que ya expresé en un artículo anterior sobre este asunto. Vamos allá:


1º.- El trámite político-administrativo es harto engorroso. Recorrer el camino del pleno, alimentar el expediente con informes de las administraciones autonómica y estatal, traspasar el despacho del Ministerio de la Presidencia y llegar, por fin, al Consejo de Ministros, es un peregrinaje que, seamos sinceros, en el caso que nos ocupa es inverosímil.


2º.- Supuesto que este iter se perfecciona, queda una cuestión de enjundia: ¿entenderá el elector, no versado en la cuestión, qué es lo que se le plantea? Me malicio que preguntar si se está a favor o en contra de un consorcio es tan simple como enredoso. Simple, porque el problema se encomienda a un sí o a un no. Enredoso, porque explicar la cosa desde las distintas instancias políticas complicará la cuestión hasta el infinito, máxime cuando, con certeza, lo que funcionarán no serán argumentos sino consignas. Me malicio, finalmente, una gran abstención.


3º.- Hay un doble coste: el económico, puesto que una consulta electoral no es precisamente barata, y el de oportunidad. Quizá éste último no se haya valorado suficientemente. Y cuando hablo de oportunidad no lo hago en el sentido político, sino en el que manejan los economistas. Si se pondera qué se dejará de atender para dar espacio a la consulta, seguramente se colija que quedarán al pairo cuestiones muy importantes.


4º.- No es preciso, en mi opinión, argumentar que el Gobierno local se opone, que creo que se opondrá, para hacer patente el desinterés del mismo en la solución del problema. En este sentido, creo que la convocatoria de una consulta de la naturaleza que se pretende es un ejercicio político un tanto rocambolesco. Quizá hubiese caminos más sencillos.


5º.- Si se viene pretendiendo que en las nuevas estructuras que se proponen para la Feria no queden sin presencia sectores muy afines a la misma, como las asociaciones ganaderas, no es congruente plantear ahora una consulta popular, en la que se deja todo al albur de una manifestación ciudadana a la que aquéllos sectores quedarán totalmente ajenos. En mi opinión, sería más efectivo exigir que la Entidad Ferial se pronunciase y no trasladar el peso de una cuestión que tiene mucho de estratégica y de técnica a una consulta que, por añadidura, puede provocar gran desazón entre los profesionales, que seguramente opinen que de lo que se trata es de sustanciar un episodio de rifirrafe entre políticos. Todo esto nos lleva, además, a recordar que la Feria no es sólo de Zafra. Si esto no se entiende, toda otra reflexión huelga.


En fin, hago votos por el entendimiento entre los dos partidos locales. Esta cuestión lo merece. Llevo días poniendo un ejemplo: si una casa tiene goteras, o no funciona la calefacción, o las paredes están mohosas, quizá baste con reparar el tejado, poner una nueva caldera o pintar de nuevo. Si optamos por tirar la casa entera, además con la oposición de uno de los vecinos, el lío está servido. Siéntense, hablen, escuchen, no tengan prisa. La ocasión merece recordar a San Agustín: "Hay que hacer cosas útiles, más que cosas admirables".

domingo, 18 de octubre de 2009

Erratas y trastrueques

Alfonso Ussía recopiló, en un número especial que editó ABC con motivo de su centenario, una jocosa colección de erratas de prensa, buena parte de ellas hilarantes hasta el llanto.
La errata, inevitable y puñetera, es el sino de todo aficionado a la pluma. Un servidor ha sido víctima de algunos trastrueques, que no sé si considerar erratas o intento de alguno de corregir lo incorregible, con el resultado de jeringar lo que se quiere poner sobre el papel.
Algún ejemplo: en un artículo sobre la política y los políticos me refiero a la sensación de déjà vu que algunos experimentan. De inmediato me cambian la expresión gala (aunque de uso ya general) por dejadez. La frase pierde todo su sentido y el corrector queda satisfecho puesto que piensa -otra explicación no cabe- que me ha librado de grande ridículo al corregir una infame errata.
En otra ocasión intento transcribir la castiza exclamación de los madrileños que saludaban a Fernando VII: ¡vivan las caenas!, así me lo ensañaron en el colegio y así lo he leído infinidad de veces. El avezado corrector me saca de la incorrección y muy ortodoxamente me transcribe vivan las cadenas.
Me sustituyen también al alimón por a la limón. Y lo último, mutan vivisecciona por disecciona. Claro, el vocablo viviseccionar no aparece en el DRAE. Sí, en cambio, en el María Moliner, y supongo que estará al uso diario de los médicos o biólogos. Su significado no es otro que diseccionar a un organismo vivo. Exactamente eso es lo que quería expresar con el uso de vivisecciona. Quería resaltar la cualidad de ser vivo de aquello a lo que me refería.
En fin, son cosas que pasan. Felizmente, por otra parte, seguro que de más de un palabro nos habrán librado los transcriptores. Sean unas por las otras, amén.

viernes, 16 de octubre de 2009

Congreso Nacional de Centros de Iniciativas Turísticas

Este fin de semana celebramos en Zafra el I Congreso Nacional de Centros de Iniciativas Turísticas, que se dedicará a los caminos jacobeos, muy especialmente a la Vía de la Plata.
La organización ha tenido la deferencia de invitarme a participar con una ponencia que titulo "El CIT de Zafra y el afán jacobeo", y a moderar un par de mesas redondas. Me esforzaré para estar a la altura de los brillantísimos ponentes que acuden al congreso.
Creo que por la significación cultural del tema que se aborda quizá a algunos de ustedes les apetezca estar presentes. Si así lo desean, las sesiones tendrán lugar en el Pabellón Central del recinto ferial, a partir de las 10 de mañana sábado.

domingo, 11 de octubre de 2009

¡Feliz día!

La simpatía que siempre he sentido por la Guardia Civil se incrementó más que notablemente durante mis años de concejal. Siempre intenté que la colaboración entre la Policía Local y el benémérito cuerpo fuese fluida, y creo que bastantes cosas se consiguieron.
Hoy tengo el honor de contar con buenos amigos guardias civiles, a los que deseo que tengan un feliz día de su Patrona. Es día de fiesta, y bien se merecen nuestros parabienes.
Y, por supuesto, ya saben: en el día de la Fiesta Nacional, ¡Viva España! ¡Viva el Rey!

viernes, 9 de octubre de 2009

¡Vaya jornada de sorpresas!


¡Ay, ay, ay, qué jornada llevamos, vivan los otoños calientes!

Primer sobresalto: un destacado sindicalista madrileño se permite mandar al Gobernador del Banco de España, conocido por MAFO, a su puñetera casa por no obedecer al Gobierno, que para eso lo ha nombrado. Anda, anda, el caserón de la calle de Alcalá también al servicio del masca de turno, en primer tiempo de saludo y chitón. ¿Será también de aplicación esta doctrina al Tribunal de Cuentas, a la fiscalía (bueno, esto ya ni se discute), y a tantos órganos del Estado? Sea anatema y porte coroza.

Segundo: el atrabiliario presidente del Barcelona se dedica a insultar al presidente de la Junta de Extremadura, Fernández Vara, porque le ha disgustado un artículo que éste ha publicado. Nada más y nada menos que 10 veces le ha llamado imbécil. Se cree aquél individuo que por ser el presidente de un gran club de fútbol puede desbarrar como le venga en gana. Ea, pues no. Como me consta que el presidente extremeño es una buena persona y buen cristiano (sólo le falla el ser del PSOE), no me lo imagino despotricando. Lo hago yo por él: ea, maleducado de Laporta, váyase a tomar por donde pican las abejas, amén. Y si me telefonea a mí, al primer imbécil que me suelte le recitaré una buena retahíla. ¡Prrrfff! Con coroza y en burro.

Tercero: No me caben más moratones en el brazo, a fuerza de pellizcarme para creérmelo. Sí señor, Obama es el flaman premio Nobel de este año. De la Paz, ni más ni menos. Hasta a él mismo y a su Gabinete de la Casa Blanca le han costado creérselo. Pues fíjense a un servidor: cuando me resigné a la verdad, me costó Dios y ayuda reconocer que Leire Pajín no estaba en el jurado. En fin, dice el galardonado que este premio es "un llamamiento a la acción". Bueno, por esa regla de tres, que le den el de Economía a Zapatero. Indulgencia plenaria, y en lo último no me hagan ni caso.

domingo, 4 de octubre de 2009

¿Un consorcio para la Feria de Zafra?


Bajan revueltas las aguas en la Feria de Zafra (no confundir con las fiestas), por cuenta de la pretensión de reconvertir su órgano de gestión en un consorcio participado por el Ayuntamiento, las dos diputaciones extremeñas y la Junta de Extremadura. La polémica, que ya ha saltado a la calle sin suficientes explicaciones por ninguna de las partes, sume en la perplejidad a muchos ciudadanos que simplemente optan por dejarse guiar por los postulados de los partidos con los que simpatizan, que se limitan a un análisis somero más enfocado a objetivos inmediatos que a la búsqueda de un consenso imprescindible.
En efecto, la propia naturaleza de la Feria ha exigido siempre una altitud de miras que la situase más allá de la lucha política. Esto se ha quebrado, tanto en el fondo como en las formas. La precipitación y los malos modos amenazan con pervertir el debate de fondo. Se precipita el Gobierno local (aunque ya anunciara su intención de promover un consorcio hace un año) cuando, sin conseguir el consenso imprescindible, eleva al Pleno una propuesta de trabajo sobre un modelo de estatutos. El proceso, en mi opinión, es justamente el contrario: trabajo en comisión, acuerdo y, por fin, aprobación. Yerra la oposición cuando vocea urbi et orbi contra el consorcio, sin haber conseguido forzar los debates precisos en aras de la unanimidad de criterio.
El problema de fondo es que –con independencia de coyunturas políticas y personales– hay que estudiar cuál es el futuro de la Feria en un marco cada vez más cambiante. Para ello hubiera sido deseable que la propia Entidad Ferial, hoy cuestionada a pesar de las alabanzas a su buena gestión, que suenan más bien a obituario, hubiera promovido una exhaustiva prospección por especialistas, quienes deberían dar cuenta de por dónde van los tiros: perspectivas del mercado ganadero, repercusión de otras ferias en el peso específico de la de Zafra o, dicho en román paladino, competencia de aquéllas; cuál es la justa dimensión de los certámenes, cómo avanzar hacia la profesionalización sin dejar de lado la popularidad de las muestras, estructuras financieras, colaboración institucional, nuevas fórmulas de gestión y administración, proyección externa, imagen y mercadotecnia, presencia seria y con contenidos solventes en la Red, cómo conseguir sinergias entre lo ganadero y lo comercial, etcétera.
Se ha dejado de lado el tan necesario análisis y se va directamente hacia un consorcio. Ignoro por qué motivos se opta por ésta fórmula jurídica que, por lo demás, es tan buena o tan mala como pueda ser otra cualquiera, aunque técnicamente creo que es impecable, toda vez que se trata de una agrupación de entidades con intereses comunes (al menos sobre el papel) para prestar un servicio público. También ignoro por qué motivo no pudiera seguir funcionando, mutatis mutandis, la Entidad Ferial. En todo caso, la propuesta que hay sobre la mesa es la de consorciar la gestión. Sobre ésta fórmula se critica la escasa representación propuesta para el Ayuntamiento de Zafra. Diré que esto no me preocupa demasiado. En la actual Entidad Ferial hay miembros de muy diversa procedencia, que en una votación ganarían sin problema a los representantes municipales, sin que eso signifique que la Corporación no tiene peso específico. Es más, y por comparar, me fijo en el Consejo Rector del Consorcio Ciudad Monumental de Mérida, en el que la presidencia ni siquiera corresponde al alcalde, sino a la consejera de Cultura, siendo el regidor uno de los cuatro vicepresidentes, y la representación de otras instituciones supera con creces a la municipal. Las viejas piedras, los admirados monumentos, siguen en su sitio, continúan las excavaciones y el turismo afluye.
Aunque no conozco más detalles del proyecto de estatutos, donde veo más problemas de calado es en la preterición de una presencia fundamental: las asociaciones ganaderas y empresariales no pueden faltar sin que se pierda el sentido primigenio de la Feria, y deben estar presentes desde el mismo inicio, sin que sirva de excusa la posibilidad de incorporarse a posteriori.
En cualquier caso, una cosa es fundamental: evitar convertir a la Feria en objeto de un rifirrafe político del que no se obtendrán votos y que sólo acarreará problemas. Es exigible a nuestros representantes que se sienten a dialogar durante el tiempo que sea preciso hasta que se llegue a una solución pacíficamente admisible. Sería realmente bochornoso que se aprobara una entidad de gestión en la que la parte corporativa no estuviese respaldada por la unidad de objetivos entre gobierno y oposición. No es menester tanta prisa, puesto que se da la sensación de que haya una mano que mueve hilos; ni tanto desaire, hay otras cuestiones en la que se puede hincar el diente político.
La Feria, de la que se dice que es uno de los principales escaparates de Zafra, no es sólo de Zafra. Es de todos los extremeños, que durante siglos la han engrandecido y tomado como referencia. Razón de más para que, desde aquí, los esfuerzos se redoblen para corresponder a la fe que en los certámenes se deposita por propios y foráneos. Nobleza obliga, no lo olviden.

sábado, 3 de octubre de 2009

¿Consorcio?


Hace un año me publicaron -aunque mutilado- en "Hoy" un artículo que me permito reproducir aquí. El tema es de actualidad, y creo que merece la pena reflexionar algo sobre tan trascendente cuestión. En breve, y en otra entrada en el blog, actualizaré mi opinión. El artículo se titulaba "La Feria de Zafra y la complicidad institucional". Ahí lo llevan.


La Feria Internacional Ganadera de Zafra, escaparate acreditado de una ciudad que, como bien dice José María Lama, vive del ingenio de sus gentes, es un auténtico quebradero de cabeza para quienes tienen responsabilidades en su organización. Pequeños detalles pueden desbaratar el trabajo de meses y echar por tierra la imagen del evento. Cosa grave, no olvidemos que las apariencias bien administradas dicen mucho a favor de las administraciones.

Con todo, existen otros enjundiosos problemas de fondo, de filosofía, estructurales y de gestión que han de ser abordados por quienes corresponda. Leo sobre la pretensión del alcalde –no sé si también de la Corporación– de constituir un consorcio para la administración de los certámenes, supongo que en sustitución de la Entidad Ferial, órgano de una efectividad discutible quizá por falta de desarrollo de las posibilidades que sus estatutos brindan. No cabe duda, sea como sea, que superada con creces la dimensión local de la Feria Internacional Ganadera, otras administraciones tienen mucho que decir, eso sí, manteniendo la adecuada relevancia municipal. La colaboración entre administraciones públicas ha de lograrse sobre el respeto institucional y la sintonía (no tiene por qué ser ideológica) en cuanto a los objetivos para los cuales se diseñan los modos de gestión.

Tenemos un ejemplo de colaboración que me atrevo a calificar, hasta donde conozco, de ejemplar. Me refiero al plan de emergencias que, para la feria, pusimos en marcha en 2000. Conscientes de la imposibilidad de que el Ayuntamiento y la Entidad Ferial, por sí solos, dispusieran de medios para garantizar la seguridad de las personas durante el desarrollo de la feria y las fiestas, conseguimos sentar en la misma mesa a las administraciones central y autonómica (de distinto signo político), a la Diputación Provincial y a la Corporación local (también con polaridades cambiadas). En esa mesa discutíamos sobre los problemas y, lo que es más importante, buscábamos soluciones. Miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, la sanidad pública y Cruz Roja, bomberos y Protección Civil, la sanidad veterinaria y los técnicos municipales, trabajaron con dedicación e ilusión ante el reto que se planteaba.

Se consiguió que todo funcionara porque allí íbamos a hablar de lo realmente importante y, permítanme la expresión, se nos daban una higa los pronunciamientos ideológicos de cada cual, porque en buena lógica en nada debían de afectar a los trabajos que teníamos por delante. Los frutos están ahí: el servicio 112, que recibió su más eficaz impulso con su presencia en la feria; el puesto médico avanzado, dotado tanto por Insalud como por el Servicio Extremeño de Salud; dotaciones de refuerzo de los servicios públicos esenciales; un centro de coordinación en el que todos se integraban…

Después de cuatro años en los que dirigí el Plan por delegación del alcalde, tengo como principal satisfacción (evidentemente, detrás de los logros conseguidos) que el esfuerzo continúe, creo que con los mismos moldes que se establecieron en su día. Para esto, insisto, fue preciso que todos habláramos el mismo lenguaje, que no es otro que el de los intereses generales. Es posible. Animo, por tanto, a los responsables políticos actuales, a que cuando se pongan manos a la obra tengan esto muy presente.

martes, 22 de septiembre de 2009

Grande susto por cuenta del oso, del madroño, y de la mala uva

Válgame el Cielo. Recibo la desasosegada llamada de un amigo del sector viva-Espe-que-Gallardón-es-un-rojazo. Me espeta sin anestesia que el alcalde de Madrid ha mandado quitar la muy típica estatua del oso y el madroño. ¡Claro -se indigna- el plantígrado también será franquista, por eso se lo llevan! ¡Adónde vamos con Gallardón!
Le sugiero eliga entre tila, valeriana o alguna cápsula de singulares efectos y más caro precio, me despido no sin cierta inquietud, y me pongo en plan averígüelo Vargas, con la complicidad del consabido Internet.
Ea, resulta que lo que van a hacer es quitar al bicho de su ubicación actual, al principio de la calle del Carmen, y lo van a trasladar a su sitio original de 1967, en la confluencia de las calles Alcalá y Carrera de San Jerónimo. Quienquiera que conozca la zona no tardará en saber que sólo se moverá unos metros. La explicación que se da es que donde está ahora entorpece la circulación de los viandantes.
De inmediato, llamo a mi desconcertado amigo:
- Oye, fulano, que lo que pasa es esto y esto.
- ¡Brrr! Seguro que tenían pensado quitarlo para siempre y han rectificado porque se ha quejado Espe, que vive enfrente.
- O la Sociedad Protectora de Animales, no te digo (pronunciese con un marcado acento chulapo).
FIN. (Pero continuará, no lo duden, las filias y fobias espegallardonianas dan para mucho).

(La fotografía me permito tomarla de www.monumentamadrid.es).

lunes, 31 de agosto de 2009

Real Audiencia

S. M. el Rey ha recibido hoy en audiencia al coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara. No habrá pasado desapercibido el detalle de la corbata del rey, roja. Ni el que luzca barba. Y quien haya leído Libertad Digital, sabrá que Lara adornaba su solapa con una bandera de la república.
Algún comentario me malicio, conociendo como conozco a algunos dextrógiro-republicanos: ya lo decía yo, el rey con la corbata roja y barba, claro, como él también es rojo... Supongo que a lo de la bandera de la república no opondrán objeciones. O sí. Porque muchos de los que aludo no es que sean republicanos, es que añoran el régimen del 18 de julio. Lo que les convierte en antimonárquicos, no en republicanos puros. ¿No? Jesús, qué lío tienen algunos.
Bueno, permítanme que dé mi opinión sobre el encuentro. Uno, es normal que el rey reciba a líderes políticos parlamentarios, aunque sean republicanos, qué se le va a hacer, así es la democracia. Uno y medio: desde luego, entre los dos de la foto me sigo quedando, incondicionalmente y con los ojos cerrados, con el Rey. Dos, Lara podría haber sido un poco más discreto; no tenía por qué presentarse con una bandera republicana en la americana (perdón, chaqueta). Tres, la Casa Real, en su sitio de internet, recoge en primera página hoy la audiencia; IU, en la suya, no lo hace, hay que buscar en la solapa "agenda" para encontrar la noticia. Eso sí, aparece una cuenta de suscripción pública para pagar la multa que han impuesto al alcalde de Puerto Real, condenado por injurias al rey.
Cuatro, y en clave no muy lejana en la distancia: dextrógiros y levógiros pueden llegar en algunos momentos a entenderse, antecedentes hay; quién sabe lo que puede terciarse. Todo ello, claro, dentro de ciertos límites. Al loro. Conditio: dextrógiros, ma non troppo. Digo yo, oiga.

Fotografía obtenida de la página web de la Casa Real.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Marchando una de Constitución


¡Tate, tate! Bien llevaba la razón García de Cortázar cuando, invitado por el Foro Zafrense hace cuatro años, decía que el problema del separatismo no vendría tanto del País Vasco cuanto de Cataluña. Fíjense en la última: si el fallo del Tribunal Constitucional no avala al Estatuto catalán, habrá que rehacer el pacto político con el Estado y decidir la ubicación de Cataluña dentro del Estado. Palabras, nada más y nada menos, que de Joan Saura, consejero del Interior del tripartito catalán, que se añaden a la pretensión del inefable Carod-Rovira de aprovechar la jornada del 11 de septiembre para manifestarse y presionarl al Alto Tribunal.
Digo yo que alguien tendrá que recordarle a estos individuos que aquí no cabe ningún pacto de comunidades con el Estado, puesto que aquéllas forman parte de éste. Sin duda alguna. Hasta tal punto que el representante ordinario del mismo en la Comunidad es el presidente de ésta. Ea, que así lo dice la Constitución, y no hay más vuelta de hoja. Y que sólo hay una nación, la española. Y que las leyes están para cumplirlas, y el Estatuto, no por casualidad, no es sino una ley orgánica, aprobada en el Parlamento, luego entonces emanante de la soberanía nacional, que reside en el pueblo español. Y todo lo demás es humo. Quien se sienta extranjero, allá él. Pero las autoridades se deben al principio inexcusable de lealtad con el pueblo del que emanan sus facultades: en este caso, quién lo duda, del español. El Estado autonómico está bien, pero existen límites, guste o no. Y el comportamiento contrario bien debería ser calificado de traición.
Claro, si quien hizo el boca a boca a un Estatuto que yacía exánime se hubiese estado quietecito, ahora no andaríamos con estas. Todo por el poder. Todo por seguir anclado en el poder. La pena es que en Cataluña no cabe ahora un pacto PSOE-PP para poner orden. Allí el PSOE pierde su vocación nacional para convertirse en huésped de un PSC autónomo, nacionalista (al menos, a juzgar por sus postulados y movimientos), poderoso, granero de votos que un solícito presidente del Gobierno necesita para sostener sus políticas ahumadas.
Y mientras, entre la ciudadanía, persiste la sensación agria de que no se abordan los problemas que realmente importan, como esa cosa del paro y de la crisis; el tiempo que se emplee en pasteleos con la Generalidad es tiempo perdido. O mejor, dinero perdido, como siempre. Y, a la vuelta, subida de impuestos. Y unos brotes verdes que aún son microscópicos, si es que existen. No guarden los abanicos, el otoño se presenta caliente. Como siempre, dirán. Bueno, pero me parece que ahora algo más.

lunes, 17 de agosto de 2009

Postal asturiana

Dicen que Asturias es España, y lo demás tierra conquistada. Bueno, esta tarde, y después de veintitrés años, he vuelto a Covadonga. Me he dado el reglamentario garbeo por la zona y he posado frente a la estatua con la efigie de don Pelayo, con su espada en la mano derecha y la izquierda alzada, como diciendo hasta aquí han llegado ustedes, señores moros.
La cosa es que me hubiera gustado ilustrar esta entrada con la foto a la que antes me refería, pero se me ha olvidado un cable y no puedo obsequiarles con mi efigie. Menos mal que el consabido Google, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido, acude presto en mi socorro, y puedo poner el santo para que no falte la parte gráfica.
Ea, pues. Dése por cumplimentada mi postal. Espero que al recibo de la presente se encuentren bien, nosostros bien, gracias a Dios. Un saludo desde la cuna de la Reconquista.
P. D.: Dice La voz de Asturias, de hoy, que las clínicas del Principado ya empiezan a tratar problemas de adicción a Internet. Miedo me da. ¿Qué demonios pinto enredando en el blog si estoy de vacaciones?

domingo, 16 de agosto de 2009

SGAE: nada nuevo bajo el sol

No se crean ustedes que esto de la SGAE con los ayuntamientos es cosa nueva. Aunque estos días nos llevemos las manos a la cabeza con las exacciones que piden por las representaciones populares de El alcalde de Zalamea, o Fuenteovejuna, y ahora creo que también por El caballero de Olmedo, ya hace décadas que se demandaba el pago.


El Boletín Oficial de la Provincia del 26 de febrero de 1936 publicaba esta curiosa disposición del Gobierno Civil, en la que se decía que el representante de la entonces denominada Sociedad General de Autores de España demandaba amparo a los alcaldes ante el impago de los derechos de autor, y como estos parece que le hacían el mismo caso que si lloviera, se dirige al gobernador.
La autoridad provincial se ve obligada a conminar a las empresas de espectáculos a que cumplan con sus deberes y a los alcaldes a que se den por enterados.
De hecho, el día anterior, el 25, se insertó en el BOP un ruego de la SGAE, para que se ordenase al alcalde de La Albuera colaborar con el representante de la Sociedad.
Nada nuevo, pues, bajo el sol. Lo que pasa es que ahora, a pesar de ser una sociedad privada, recaudan tasas, cosa que sólo corresponde a la Administración. Ea, que sea lo que Dios quiera, y que sienten bien los derechos de autor a Calderón, Lope, y todos esos grandes genios que, como todos sabemos, viven aún entre nosotros.

sábado, 8 de agosto de 2009

Ventas de coches



El automóvil, a principios de los años treinta del pasado siglo (¿el nuestro?), era sin duda un lujo. Fíjense, en el Boletín Oficial de la Provincia relacionaban los que se matriculaban.

La ilustración es un fragmento del BOP del 9 de enero de 1931, en el que se detallan los automóviles inscritos en Tráfico durante diciembre del año anterior. Once, en total. Claro, entonces no había plan E ni esas cosas. A lo mejor tampoco pagaban tanto impuesto. Respecto de los baches me cabe la duda terrible de si estaremos al nivel de 1931.

martes, 21 de julio de 2009

Vale, veámoslo desde este punto de vista...

Imagen: Periodista Digital

El juez Pedraz, de la Audiencia nacional, proclama que la pitada y abucheos que sufrió el Rey durante la final de la Copa no tienen relevancia penal, puesto que están amparados por la libertad de expresión. El rey estaba en un acto institucional y, aunque no lo parezca (entre otras cosas, porque muchos jugadores, no sé si por efectos de la adrenalina o porque son así, demuestran una monumental falta de cortesía y respeto cuando cumplimentan al Rey) solemne. Se le puede pitar y abuchear. No pasa nada.

Supongamos que el juez, en acto oficial, institucional, presidiendo un juicio en la audiencia, se ve abucheado y silbado. ¿Permanecerá impasible? ¿Tomará medidas contra quienes atentan contra el normal desarrollo de la sesión? ¿Imputará a alguien por desacato o por lo que proceda? Si así es, y me parece que así sucede y así debe ocurrir, ¿por qué en este caso no se admiten como libertad de expresión los gritos de los insolentes? ¿Por qué el Rey sí puede ser tratado de ese modo maleducado y macarra?

sábado, 18 de julio de 2009

Más madera


De la chistera (sombrero, nada que ver con los chistes, aunque lo parezca)
gubernamental no dejan de surgir conejos. Ahora, el Ministerio de Igualdad
sigue a la carga con sus excentricidades, y tiene previsto que en la adjudicación de contratos públicos la igualdad entre hombres y mujeres sea un criterio. Lo leo en ABC y no doy crédito.
De modo que las empresas que no "permitan la participación equilibrada entre hombres y mujeres en los ámbitos de decisión, así como el acceso de las mujeres a los puestos de mayor responsabilidad", tendrán menos puntos en los concursos. Además, se exigirá redactar un exhaustivo plan de igualdad en las empresas de cierta envergadura.
Chupa del frasco, Carrasco. Qué más da si tienen los mejores medios, si sus cuadros están capacitados y tienen experiencia, si aquilatan los precios, si aportan garantías de solvencia. Ea, al carajo el sentido común, una vez más. Además, a perder tiempo redactando planes sin sentido. Empezaron por la majadería de las cuotas en las candidaturas electorales, y ahora elevan al absurdo la manía progre.
Digo yo que las empresas contratarán a quien le salga de las mismísimas narices buscando siempre el mejor rendimiento, para lo cual fichan a los más capacitados, sean hombres o mujeres. Item más: la sociedad civil se organiza como le viene en gana. El Gobierno no tiene por qué entrometerse en las estructuras internas de personas físicas o jurídicas totalmente privadas.
Más vale que el Ejecutivo deje a los empresarios en paz, que bastante tienen con subsistir, y se dedique a buscar soluciones a los graves problemas de la economía nacional. A base de querer hacernos vivir en una especie de país de las maravillas, nos llevan de cabeza al desastre. ¡Cuánta tontería, Señor!

miércoles, 15 de julio de 2009

Viejas máquinas de hilvanar sueños

Como hoy cada cual tiene su imprenta en casa, no echamos de menos las viejas máquinas de escribir. Ahora no necesitamos del tippex, curioso papelillo corrector, ni del lápiz de goma de borrar coronado por una escobilla. Ya no nos tiznamos con el cambio de cinta ni con el engorroso papel carbón. Nuestros modernos ordenadores, provistos de los versátiles procesadores de textos, nos insuflan ínfulas de Plantino, y convierten a los escritorios de hogaño, junto con otras gollerías tecnológicas, en un cálido nido de tecnoburócratas, covachuelistas posmodernos felices y entusiastas.
Pero, qué quieren que les diga. Con frecuencia añoro el castizo repiqueteo del teclado de la Hispano-Olivetti, a la que conservo en mi oficina como reliquia, bajo severa advertencia de graves males a quien ose, o siquiera pretenda, depositarla en Bru.
La verdad es que un servidor ha tenido siempre afición por la letra impresa, en todos sus estadíos. Tal vez por ello mis abuelos me regalaron, allá por 1972, mi primera máquina de escribir, de la curiosa marca Orient, como los relojes. Créanme que fue algo muy especial: pusieron en mis manos una herramienta que utilicé para darle alas a mi imaginación, que me sirvió para evitar tantas veces la endemoniada lectura de mis manuscritos, emborronados con una letra que hago cada día peor, hasta el punto que ni yo mismo la entiendo muchas veces. Aquella maquinita portátil y otras más modernas y sofisticadas que aún conservo, tienen buena parte de la culpa de mi afición por escribir. Así que hoy, casi cuatro décadas después, me permitiré dejar constancia aquí de un pequeño homenaje a la Orient y a quienes me la regalaron, muy especialmente.
Ellos ya no tienen que soportar el machaqueo del aprendiz del método ciego, ni el teclear inspirado de un joven aficionado a gastar tinta. Ahora, la música que deben de escuchar es otra, dicen que celestial. Es posible, no obstante, que algún día que me levante con espíritu algo gamberro coja la dichosa Orient y le dé caña al qwerty largo y tendido, que hay cintas que no se gastan. A lo mejor, allá arriba reconocen el tecleo. Seguro que sí. Y sabrán lo que les escribo. Cosas nuestras. Y sonreirán, claro. Como tantas veces.

martes, 14 de julio de 2009

Especial interés


Aunque ya tengo dicho que no me gusta escribir de encargo, me apresuro a satisfacer la curiosidad de un lector anónimo que, a juzgar por el tuteo, me ha de conocer bien y, en vista del uso de mayúsculas, expresión de vehemencia, desea conocer presto mi opinión sobre los temas de corrupción cercanos al PP en los que están imputados algunos de los fuertes del Partido, entre ellos el Sr. Camps.
Pues mi opinión es sencilla. Después de los despropósitos de la época de Felipe González, con los consabidos casos de Filesa, el BOE, los fondos resrvados, etcétera, que agitaron la vida política hace años, creo que la gente quedó muy sensibilizada y detesta que los partidos se financien irregularmente.
La corrupción es deplorable, claro. Lo que pasa es que, según tengo entendido, aquí no se trata de casos de corrupción organizada que beneficie las arcas del PP. Creo que nadie encausa tal cosa. Dicen -y habría que investigar las filtraciones desde las sedes judiciales- que presuntamente alguno pueda haberse lucrado personalmente.
Conclusión: el que la haga, que la pague. Eso sí, como estamos en un estado de Derecho, la presunción de inocencia es insoslayable. Hasta que no haya sentencias firmes, no hay nada. Y si las sentencias son absolutorias, que se repare el daño causado.
Respecto de Camps: me parece una persona honrada, y creo que todo quedará en humo.
De cualquier modo, nos queda entretenimiento para rato. Ya sabes que en la otra acera anda la cosa de Chaves, persisten dudas sobre quién pagó algunas cacerías, etcétera.
Insisto: que la justicia proceda con rectitud. ¿Qué otra cosa puede esperarse?

viernes, 10 de julio de 2009

El PIB, macho


¡Ay, ay! Quién nos iba a decir que doña Leyre nos iba a dar tanto juego. No acabo de reponerme del deslumbrante liderazgo cósmico (¿cómico?), del que encontramos un avance en la impagable portada de ABC de hoy, cuando me entero que la secretaria de Organización del PSOE nos hace saber urbi et orbi que el PIB es masculino y que, consecuentemente, hasta que las principales decisiones no las tomen las mujeres, no llegará el cambio.
Bueno, nuestro Producto Interior quizá sea bruto en tanto que macho. Lo que pasa es que con la crisis (¿es hembra?) está en proceso de emasculación.
En fin, sexo y género, lenguaje políticamente correcto y un tanto de tontería dan lugar a estas cosas. O a lo mejor son las calores del verano. Menos mal que el Gobierno va a solucionar todo. O, al menos, lo que piden las autoridades catalanas. Lo demás, ya se verá.

jueves, 18 de junio de 2009

Las mata bien muertas

¡Humm... qué agilidad! Ni me imaginaba la habilidad del co-líder planetario con las moscas rebeldes. Cómo localiza el objetivo, lo acecha y, en un pispás, lo fulmina y exhibe la pieza cazada. Puro ingenio militar. Acrisolada y meritoria capacidad de reacción. Tiemblen los moscardones terrícolas. La mosca de la tele de Obama puede ser (redoblen tambores) algo más que una anécdota. Es el anuncio (les sugiero que estén atentos) de toda una política contra los gamberros que molestan la pacífica convivencia.
¡Brrr....! Despierta, hombre. No sueñes. No eres Leyre. No desvaríes. Los dípteros políticos son más difíciles de cazar, y ponen sus huevos (ustedes disimulen) en la lejana Asia, o por ahí.

lunes, 8 de junio de 2009

Pues claro que me alegro

Aunque se veía venir, siempre hay que esperar a última hora para celebrar una victoria electoral; de esta me alegro sobremanera. Varios son los motivos, descontada, claro está, mi militancia.
El primero es que el mensaje del miedo no ha funcionado. Esa pretensión de convertir a los conservadores en extrema derecha no tiene ni pies ni cabeza. Ni en Europa, ni en España, faltaría más, gobiernan los curas (ni estos tienen en funcionamiento ninguna suerte de inquisición), ni cantan por los rincones los populares el Cara al Sol (salvo alguna excepción, claro, lo mismo que aún quedan marxistas leninistas), ni se añora a Franco, ni majaderías semejantes. Empeñarse en negar el pan y la sal a un partido que representa alrededor de la mitad de la voluntad popular es renegar del principio democrático, lo digan Agamenón, su porquero, Pepiño o la arúspice interestelar de turno. Que una cosa es querer ganar y otra muy distinta querer deslegitimar a los demás, burdamente, además.
Segundo, porque se necesitan gobernantes que gestionen bien la economía, y creo que en eso el Partido Popular tiene experiencia.
Tercero, porque ya está bien de cuentos chinos y de ocurrencias. Los arbitristas del Gobierno no saben gestionar la crisis y es preciso que lo hagan otros, si así lo quieren los españoles, claro está. Eso se verá en su momento. Pero la cosa apunta maneras.
Y que no me vengan con historias. Todo el mundo ha interpretado estas elecciones en clave nacional, y en clave nacional hay que seguir leyendo la partitura. Dicho esto, me reafirmo en que la línea de Rajoy me gusta. Ea.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Nueva conferencia del Foro: la inmigración


El próximo jueves, 4 de junio, celebraremos la IX conferencia del Foro. En esta ocasión trataremos sobre un tema cuya actualidad no se puede negar: la inmigración, y el ponente será Antoni Bruel i Carreras, coordinador general nacional de Cruz Roja Española y asesor del Ministerio de AA. Exteriores y Cooperación.
Como novedad resaltaremos que esta acto y los sucesivos que vayamos organizando, tendrán como sede el HOTEL HUERTA HONDA.
Ni que decir tiene que están ustedes invitados.

martes, 19 de mayo de 2009

Y entonces, ¿qué eres?

Dice Aído, ministra de un Ministerio sin ton ni son, que eres un ser vivo, claro, pero que no se puede hablar de que en realidad seas un ser humano.
Cosa curiosa. De chico aprendí que había personas, animales y cosas. Quizá esto sea un tanto simple, pero nos íbamos aviando. Ahora parece que la ciencia, según la ministra, tiene dudas. Evidentemente, no eres una cosa, no te veo forma de caja, o de mesa. Animal, bueno. ¿Dónde están tu rabo, tu melena, tus aletas o tus garras? ¿Dónde tu pico o tus alas?
Me parece adivinar en ti una cabeza similar a la que tienen los individuos de la especie humana, un tronco también de tal apariencia, y brazos, y piernas. No consigo ver otra forma. Y estás vivo, por el momento. Luego algo vivo, de apariencia plenamente humana, ¿dónde hemos de encajarlo?
Las leyes soportan lo que le echen. Por unanimidad podemos decidir todos aquí que Saturno no es un planeta, sino un cometa. O que el Guadiana es un golfo. O que el Ministerio de la Igualdad es el más eficiente y además imprescindible.
Pero esas son batallas inocuas, aunque alguna muy cara. La tuya, en cambio, es sangrienta. Eso sí, muy progresista. Cuánto más te valdría ser una foca de las islas Feroe para que todas las televisiones pusieran, en eso que llaman prime time, las imágenes del destrozo, mientras tantos progresistas se rasgan las vestiduras.
Pero no has tenido suerte. Eres débil e indefenso. Y, además, cuando llegas a ser un estorbo llevas las de perder, porque, además, todo aquel que te defienda ya se sabe que es un carca irredento. O hasta un neocon, cosa ahora tan de moda. Beaterías y atentados contra la libertad. Y demagogia, claro, como lo que aquí llevo escrito.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Bueno está, si bien resulta. (Renueve Vd. el DNI en Zafra)

Me encuentro hace unos días a Miguel (permítanme no dar apellidos). Paseaba un servidor tranquilamente, cuando me aborda, me frena en seco y me dice que se ha aprobado solicitar que en Zafra haya una oficina para renovar el DNI, y me recuerda (perdonen ustedes la inmodestia), cuánta lata dí solicitando la instalación de esa oficina.
En realidad, y aunque presenté una moción (en nombre de mi grupo, claro, aunque no fuera nemine discrepante), hicimos gestiones años antes, cuando el buen Pepe Pons Ortiz era presidente local del PP y un servidor un simple secretario local, sin cargo público, tal vez un tanto feliz e indocumentado, como el primerizo García Márquez. Pretendíamos, bien es cierto, una comisaría en toda regla. No pudo ser.
Lo curioso de estas cosas de la política es que el PSOE, cuando presenté y defendí la moción que cito (no recuerdo el año, aunque ya estábamos en la oposición, y no tengo ganas de ir a mi archivo), se opuso. Puse ejemplos de sitios donde se contaba con ese tipo de oficina que, algunos días fijos al mes, se abría para atender a las expediciones del DNI, y de nada sirvió. Resignación.
Recordaba esto Víctor Pavón en una crónica de hoy del 8 de noviembre de 2006.
Después el PP ha presentado otra moción, me parece, aunque como estoy off side no sé cómo quedó la cosa. A lo mejor el Gobierno local aprobó la propuesta y por eso ahora anuncia en su boletín la buena nueva. Bienvenidos sean los acuerdos.
En fin, a mí me llega algo tarde. A mediados de abril renové el documento en Almendralejo, eso sí, con cita previa por internet, puntualidad absoluta y expedición inmediata.
Lo que me resulta curioso es que, de forma casi constante, hay gente que me recuerda cuestiones de mi etapa de concejal. Como Miguel, con la cosa del DNI. Y les cuesta trabajo entenderme cuando les digo que me encuentro muy a gusto desde que dejé la cosa pública, y va ya para dos años. Y yo les insisto: que sí, hombre, que sí, que hay vida más allá de la política. Y muchos porfían, oiga, y se empecinan que algún día volveré. Que hollín. Si volveré o no, quí lo sá, yo no soy adivino. Pero, hoy por hoy, y como hace algunos días dije, ceteris paribus, para mí que no echen habas. He dicho. Cada uno en su casa, y Dios en la de todos. Amén.
Nota: he omitido reseñar que la ilustración de esta entrada corresponde a un boletín de propaganda del PSOE, repartido por los domicilios de Zafra.

sábado, 9 de mayo de 2009

Piratas del Índico

Anda, anda. Algún juez de la Audiencia Nacional quiere aplicar el principio de Justicia Universal, lo que no nos reportará más que un grande ridículo y, de seguir adelante las pretensiones, no pocos gastos. Mientras, no se ponen de acuerdo en la misma sede judicial para ver qué hacen con los piratas que militares de la Marina española han apresado. Según leo, procede su puesta en libertad.
Ea, atuneros españoles, sed felices. La nación que abandera vuestros buques es la más justa y benéfica. Pero eso, por lo que se ve, no va con vosotros. Lo que la Marina ata, la peor burocracia desata. Resignación.

viernes, 8 de mayo de 2009

Bronca, bronca

Digo yo que para qué demonios queremos un parlamento, con sus representantes elegidos por sufragio libre, universal, directo, secreto, etcétera, si en el lugar donde la voluntad del pueblo debería ser representada de modo solemne cualquiera puede llegar (por muy legítimo que sea el enfado) y armar la marimorena. ¿Para eso necesitamos un sistema representativo? Pues claro que es preciso el parlamentarismo. Bien debieran de saberlos los diputados que jalean (pescadores de río revuelto, pero con una viga en el ojo propio de dimensiones descomunales) a los alborotadores. Después se quejarán del desprestigio de las instituciones.
Y para qué referirnos a esa diputada del Parlamento valenciano, con su camiseta reclamando wanted: se busca al presidente Camps, don Francisco, porque la señora o señorita, y su organización, ya han juzgado y condenado. Ea, vengan buenos ejemplos.
Un servidor, que ha tenido que lidiar en algún debate con el salón de plenos a rebosar, y no con mayoría de gentes de su cuerda, sabe lo que es torear en la suerte contraria. Y no es agradable que en el lugar donde hay que debatir (sí de-ba-tir, no vo-ci-fe-rar), se coaccione o coarte a quien pretende hilvanar un discurso con las interrupciones de quienes puedieran pensar que se encuentran en un campo de fútbol.
No se quejen quienes se faltan al respeto a sí mismos apoyando conductas inapropiadas, cuando después las gentes hablen mal de los políticos.
Todo esto, sin entrar a fondo en la cuestión. Qué habilmente funciona la maquinaria de la izquierda. Gravísima crisis, 4 millones de parados (¿seré antipatriota por acordarme de esa monumental cifra?) y a chillar en las comunidades donde gobierna el PP. El Gobierno nacional, claro, no tiene la culpa de nada. Si hasta ya aparecen, ay, la primavera, brotes verdes.

viernes, 1 de mayo de 2009

Algo sobre el obelisco


Aunque con retraso, me permitirán que manifiesta, una vez más, mi opinión sobre la cuestión del obelisco, antes erguido, ahora desmembrado. Me reitero en cuanto escribí en este mismo medio en 2006. Más abajo les coloco un enlace por si desean verlo.
Creo que se podía haber dado otro uso al monolito (que no es mono, ya veo que está compuesto de varias piedras). A lo mejor se podía exorcizar la infamia haciendo que conmemore algo radicalmente distinto a aquello para lo que se concibió.
En todo caso, sigo opinando que el Ayuntamiento tiene otras cosas más interesantes que hacer.
Nota: la fotografía es cedida por Víctor Pavón.

jueves, 9 de abril de 2009

30 años de democracia municipal


Hace un lustro, cuando lo que conmemorábamos era el cuarto de siglo de las primeras elecciones locales democráticas desde la reinstauración de las libertades bajo el reinado de Don Juan Carlos, me publicó Hoy el primero de 25 artículos en la sección Tribuna Extremeña. Ahora que va para dos años que dejé de ser concejal, sigue apasionándome el municipalismo -no así, en absoluto, la participación política en esa ni en ninguna otra empresa, ceteris paribus, claro está, como dicen los economistas- me permito sumarme a la celebración de treintenario reproduciendo aquél artículo, cosa que, comprenderán, me resulta más cómoda que ponerme a darle al magín un Jueves Santo. Ea, ahí lo llevan.

Atrás quedaron los fastos del XXV Aniversario de nuestra Constitución, si bien siguen vivos muchos de los debates abiertos. Pero estamos inmersos en otras bodas de plata que, según parece, han despertado menor expectación. Me refiero al 25 aniversario de las primeras elecciones democráticas, celebradas tras la restauración de las libertades el 3 de abril de 1979.

Pudiera parecerle a alguno que este acontecimiento es menor, en el conjunto de las efemérides relacionadas con la puesta en funcionamiento de nuestro sistema político. Pero la trascendencia de la aplicación de las reglas democráticas a las corporaciones municipales es de un calado enorme. En efecto, se pasa de unas administraciones locales tuteladas y en cierto modo teledirigidas, a un modelo corporativo trasunto de la voluntad popular, regido por normas que permiten al vecino, al ciudadano, implicarse a través del uso de su voto en la gestión de sus propios intereses.

Con la democratización, por lo demás, se pone coto a las alcaldadas, al estar sometida la actuación de los gobernantes al imperio de la ley y a la crítica política que pueda efectuar la oposición y la misma ciudadanía.

Lo cierto es que, tras estos veinticinco años, todos hemos visto la evolución de nuestros ayuntamientos: han desfilado alcaldes y concejales, partidos, coaliciones... Los pueblos, las ciudades, se han ido transformando; se han puesto en funcionamiento servicios que hacen más cómoda la vida ciudadana, que dinamizan culturalmente a la población, que apuestan por la solidaridad con los desfavorecidos. Poco se parecen los ayuntamientos actuales a las corporaciones rutinarias y anodinas anteriores.

Además, creo que el mundo del municipalismo es apasionante; es, quizá, uno de los trabajos políticos en los que el fruto de la gestión puede apreciarse de modo inmediato y, sin lugar a dudas, el que pone al político más a pie de obra. Esta proximidad, por cierto, obliga en buena medida a que los concejales y los alcaldes estén en permanente disposición de escuchar al vecino, que los aborda en todo momento y lugar para sugerirle cosas, transmitirle quejas o solicitarle actuaciones.

Esta proximidad pudiera parecer, en ocasiones, atosigante. Pero a los que nos gusta nuestro trabajo no nos molesta. Lo realmente penoso es constatar cómo, a pesar de haber conseguido hacer de nuestros ayuntamientos la casa de todos, de realizar esfuerzos ímprobos por acercar la administración al ciudadano, de abarcar más parcelas de funcionamiento, nuestros recursos son cada vez más insuficientes. Tremenda paradoja la de hacer más y mejor y no disponer de los medios necesarios para ello. Situación que obliga a alcaldes y concejales a la práctica del encaje de bolillos político y, en ocasiones, a una cierta mendicidad política.

En efecto, en nuestra voluntad de proporcionar al vecino más servicios, solemos embarcarnos en actuaciones que, no siendo de nuestra competencia legal, empezamos asumiendo por sensibilidad social y acaban siéndonos reclamadas, pues no tarda en originarse un status quo con su correlativa exigibilidad, siquiera moral, por los ciudadanos.

De esto puedo poner innumerables ejemplos, pero citaré, a modo de muestra, que en el Ayuntamiento a cuya Corporación me honro en pertenecer, se contrata personal de ayuda a domicilio para completar la dotación subvencionada por la Junta, añadiendo igual número de trabajadores a los pagados por la Comunidad. Que la nueva normativa en materia de policías locales nos obligará a subir a estos profesionales de grupo. O que gestionamos una residencia de mayores cuya subvención es a todas luces insuficiente para cubrir los gastos de funcionamiento. Así un largo etcétera. Un rosario de costes asumidos por el Ayuntamiento y difícilmente resarcidos.

Estas situaciones, con las que cualquier munícipe puede sentirse identificado, originan unos costes que ponen en peligro el equilibrio económico-financiero de los Ayuntamientos, ya bastante inestable, de por sí. Esto es, pueden llevar a generar situaciones de tal dificultad que hagan difícil el cumplimiento de sus objetivos, o lo que es lo mismo, puede verse penalizado el bienestar ciudadano, porque las economías municipales no se estiran indefinidamente.

A los concejales se nos hace difícil, en ocasiones, poder explicar a nuestros representados que existen competencias que no nos corresponden. Sobre todo si, de hecho, las ejercemos. Ellos, con razón, exigen la solución de sus problemas, y lo hacen desde su cercanía a nosotros y, para casi todo, recurren a sus representantes. Si conseguimos que en las administraciones autonómicas se hagan eco de esta cuestión, que se instalen en la sensibilidad, es posible que nuestro trabajo, el de concejales y alcaldes, además de ser apasionante sea más fructífero.

Celebremos, pues, este aniversario por cuanto significa un avance democrático indiscutible. Pero incardinemos esta celebración en el marco del avance hacia una mayor autonomía municipal, aderezada con la insoslayable suficiencia financiera.

martes, 7 de abril de 2009

Los tiempos cambian (XV) Bonito detalle

Nos quejamos a veces de lo insulso de muchas noticias publicadas por la prensa. Y es verdad, en tantas ocasiones ocupan páginas y páginas sucesos y comentarios de interés más que dudable.
Para quienes deploran ésta práctica sería buena terapia dar un vistazo a los periódicos de los años sesenta. Vean qué publica Hoy, el 2 de agosto de 1966: un niño de excursión en Italia, privilegiado, sin duda, envía a sus padres una postal.
Importantísima cuestión. Eso sí, el recorte que tengo no es completo, se aprecia que más abajo falta alguna frase, y tal vez en lo oculto se contenga alguna magnífica acción que ignoramos. Pues mira qué bien.

sábado, 28 de marzo de 2009

Feria de Primavera


Por muchas flores que se vendan, por muy agradable que pueda ser la temperatura ambiente, en Zafra no se celebra ninguna feria de la
primavera. Se celebra la Feria de Primavera, que organiza la Entidad Ferial, con actividades diversas, algunas de la cuales quizá desvirtúen un tanto la esencia de lo que debieran ser los enfoques más genuinos de la actividad ferial. Sin duda, esto es opinable, discutible, merece un debate en la propia Entidad, etcétera.
Pero cuando las cosas quizá no se explican suficientemente, o la esencia se diluye, pasa lo que pasa: entre la gente y en los medios de comunicación, es frecuentísimo hablar de la Feria de la Primavera. Que el público se despiste, pase. Pero que medios de comunicación cometan el error me parece más grave, puesto que se supone que para informar antes hay que estar informados.
En fin, llevo años quejándome de la deformación. Hasta en un pleno lo manifesté al alcalde, pero parece que la inercia es imparable. Claro que, pensando mal, tal vez convenga la confusión terminológica, así se dejan de lado debates profundos.
Perdonen la maldad, si les place. Y disfruten de la feria de lo que sea.

jueves, 26 de marzo de 2009

Apología ¡contra! el aborto

Me saca de la pereza de escribir en el blog la señora Martínez, secretaria de Educación del PSOE, que, según dice Hoy, ha manifestado que en centros concertados "se exhiben fotografías espeluznantes de fetos, se hace apología contra el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo y se proclaman consignas contra el Gobierno de España e, incluso, se llega a pedir que no se vote a José Luis Rodríguez Zapatero".
¡Ay, ay, qué escándalo! Dejaré de lado que la apología se hace a favor de algo, luego si algún apologista hay no es otro que quien se manifiesta partidario del aborto y defiende su práctica, con los motivos que le vengan en gana. Sobre el episodio de exhibir fotografías, menos mal que reconoce que son espeluznantes, muy lejanas del almibarado zapaterismo. Y eso de que se pida que no se vote a Zapatero, pues que no se quejen, porque la vicepresidenta Fernández de la Vega se dirigió con argumentos innegablemente mitineros a alumnos de un colegio, a los que adoctrinó con el argumento de que Zapatero representa el futuro, y Rajoy el pasado y el miedo. Y está grabado, oiga.
Por lo demás, como mi opinión sobre el aborto es patente y la he dejado por escrito en este blog y en otros artículos, no entro a discutir ahora, aunque si en algún momento me apetece volveré a hacerlo. Por cierto, lo de la campaña del lince cuenta con mis simpatías, ea. Que aquí muchos tienen bula para exhibir eslóganes como les viene en gana, y a otros ni agua. Nanai de la China. Y algunos, mientras, ahorcando homosexuales y lapidando adúlteras, y ni pío. Llámenme facha si lo desean, por utilizar estos argumentos. Me es igual, no fuéndolo...

lunes, 2 de marzo de 2009

¿Qué dicen las urnas?

No les ocultaré que ayer viví un domingo cuasi feliz. El viaje del Atlético de Madrid al Barcelona (no por atlético, sino por madridista) y el triunfo de Feijóo me extasían. Sólo me falta, para la felicidad completa, que en el País Vasco las cosas salgan como tienen que salir. Es decir, según mi opinión, desalojando al estúpido nacionalismo del poder para dar oportunidad a un nuevo clima de convivencia. O lo que es lo mismo, para trabajar en pro de la libertad. Cosa que no es moco de pavo.
Supuesto esto, mi opinión es la siguiente:
1º.- El candidato socialista debe presidir el Gobierno vasco.
2º.- El candidato popular debe formar parte del Gobierno Vasco, con el rango apropiado.
3º.- Ambos partidos, y si se tercia el de Rosa Díez, deben ocupar con cierta proporcionalidad las consejerías que se determinen.
4º.- Si el PSOE hace cuentas y determina que en Madrid o en Cataluña, o en el quintísimo pino, les puede perjudicar arroparse con el PP en las Vascongadas, flaco favor hacen a la democracia.
5º.- Si el PP hace cuentas y prefiere no implicarse en el gobierno vasco, en aras de no sé qué estrategia, mete la pata hasta el corvejón. Ergo, también flaco favor a la democracia.
6º.- La tendencia de los partidos a meter la pata es innegable. Hasta el gorro estamos de escuchar protestas porque en las elecciones a veces no gobierna la lista más votada, cuando los conmilitores de los que tanto se quejan incurren en soberanas incongruencias. Todo vale para gobernar. En plata: en un mismo partido se puede estar protestando porque no les dejan gobernar, cuando cuarenta kilómetros más allá están favoreciendo, a la inversa, lo mismo.
7º.- En el caso del País Vasco todo sería más fácil si se hubiera hablado menos, en este sentido, en anteriores ocasiones. Pero allí las circunstancias son especiales. Se juega, ni más ni menos, que la libertad de dos millones de vascos. O, quizá, la de algunos menos, la de los amenazados. Los otros, sin duda, campan por sus fueros con tranquilidad e, incluso, con impunidad.
8º.- Si el PSOE permite que el PNV vuelva a gobernar en esas tierras, me parece que la traición a las esperanzas de tantos es incuestionable.
9º.- Si le ofrecieran al PP integrarse en el Gobierno vasco, y los responsables populares se negaran, me ofendería sobremanera.
10º.- Cualquier pasteleo me parece nauseabundo.
11º.- Los pasteleos, con todo mi respeto, pueden tener lugar en otras regiones. En el País Vasco sería impresentable.
12º.- Si por gobernar con el PP en el País Vasco el PSOE tiene problemas en el Congreso, que hable Zapatero con Rajoy, que seguro que todo tiene arreglo. En todo caso, opino que lo mejor para España es que Zapatero pase a la oposición lo antes posible.
13º.- Enváinenesela los que apostaban por los cordones sanitarios contra el PP.
14º.- Quien deje pasar esta oportunidad merece pasar a la Historia como necio de toda necedad.
15º.- Hay momentos en los que los intereses partidarios deben hundirse frente a los nacionales.
16º.- Estoy a la espera de conocer los argumentos de aquéllos que habían cogido la pala para cavar la tumba política de Rajoy. Galicia les falló. A ver qué viene ahora.

Ea, eso es todo. Y que cada palo aguante su vela.

lunes, 23 de febrero de 2009

¡¡¡COPROZAFRA!!!


¡Ay, ay, ay! Vaya sorpresa nos trae el Boletín Oficial de la Provincia del 27 de noviembre de 1982. Menudo nombrecito le han puesto a una empresa, supongo que constructora. Fíjense en la imagen: Coprozafra.
Quizá los buenos hombres habrían pensado en algo así como COnstructora PROmotora. Pero lo que les salió, no diré que fuera un churro, aunque bueno, pudiera darse alguna similitud.
El caso es que habíamos oído hablar de coprolalia, eso que vemos en televisión en las películas y en las declaraciones de tantos famosetes y futbolistas; o coprolito, lo que se encuentran con frecuencia los arqueólogos, no sé si con dicha o con resignación. También coprófago, vean, vean la célebra Saló, de Passolini, etcétera. Pero no nos queda otra que llevarnos la mano a la cabeza cuando vemos el nombrecito de la dichosa empresa. A lo mejor, unos gramos de culturilla general hubieran evitado tan desafortunada elección.
Eso sí, siempre nos quedará la esperanza de que se trate de una errata del impresor. En ese caso, indulgencia plenaria. Sean, de lo contario, reos de cacofonía y mal gusto. Ea.

viernes, 20 de febrero de 2009

Buen viaje tenga usted, doña Magdalena

(Tomo prestada la foto de Periodista Digital. Espero que no se molesten)Bueno, bueno. Me desayuno hoy con un notición: doña Magdalena Álvarez, nuestra ministra de Fomento, que ni se dobla ni se parte, embarca para Siberia. Puñetera tierra debe ser aquélla, cuánto frío. ¿Se acuerdan de lo que nos decían de chicos?: el punto del planeta donde se alcanzaron las temperaturas más bajas, Verjoiansk, setenta bajo cero.
Pues allá que va doña Magdalena, a la gélida estepa, al permafrost, a ver si aprende cómo funcionan allí las cosas para que el frío no nos juegue malas pasadas aquí en casa.
Ea, pues aprenda usted. Observe los aeroplanos despegando y aterrizando, compruebe las autovías y autopistas, si las hubiere, que cualquiera sabe lo que hay por allí, con lo lejos que está ese terruño. Ya nos contará que vio. Eso sí, no se vaya a tragar ninguna trola, que esa gente, la del Kremlin, debe de ser la releche. A ver si le van a enseñar algún gulag y le van a decir que era una residencia para brigadas de trabajadores que quitaban nieve de los caminos. Eso estaba muy feo, oiga, no les haga caso.
Y, sobre todo, tenga cuidado, que algunos viajes los carga el diablo. Fíjese en esos ancianos gallegos, que iban de excursión y acabaron de mitin. Usted, si le quieren llevar a algún sitio no previsto, ya sabe: ni hablar del peluquín. En fin, que Dios se la depare buena por esos mundos, y que la cosa no sea contagiosa (es decir, que allí no empiecen a fallar las cosas, que los pobres no tienen culpa de nada), que Siberia es muy grande, y hace mucho frío. Pero que mucho.

miércoles, 18 de febrero de 2009

¿Coches en la Plaza Grande?

Me pide un anónimo comunicante que me pronuncie sobre la supresión de aparcamientos en la Plaza Grande. No es mi costumbre escribir de encargo, pero tampoco me importa aportar mi opinión, máxime cuando durante mi etapa como concejal tuve que ejecutar alguna medida al respecto.
Intentaré guiarme por mi experiencia y por el sentido común para dar mi opinión -y permítanme que haga hincapié- absolutamente personal.
1.- Que las plazas están más bonitas sin coches nadie lo puede poner en duda. Que la tendencia hacia la peatonalización en las ciudades gana cada día más adeptos, tampoco. Que hay innumerables ejemplos de ello, sólo puede negarlo quien no viaje.
2.- Que el vehículo es hoy en día un factor decisivo del desarrollo, es otra obviedad. Que todos queremos aparcar en la mismísima puerta del sitio adonde vamos, no hay quien lo cuestione. Como tampoco es discutible que en Zafra las distancias son relativas.
3.- Ya se hizo un experimento durante el gobierno popular. Se prohibió el aparcamiento en el centro de la plaza, permitiéndose únicamente la carga y descarga, y se suscribió un convenio con AIMCOZ para que un empleado discapacitado actuase de forma parecida a los controladores de zona azul, pero sin ordenanza municipal, y basando todo en un comportamiento cívico de los conductores, a los que se les limitaba el estacionamiento en el perímetro de la plaza a un máximo de dos horas. El resultado fue algo incierto, y la tendencia al abuso no faltaba. Y la fórmula, pese a venir sugerida por algún comerciante, tampoco fue acogida con entusiasmo. Se pretendía que estas medidas fuesen un paso intermedio entre la situación anterior y la peatonalización.
4.- Hoy en día es arriesgado sostener la subsistencia económica de negocios del casco antiguo basándose en el estacionamiento de coches. Máxime cuando los negocios son, primordialmente, hosteleros. A nadie se escapa que, cada vez con más frecuencia, las autoridades planifican controles de alcoholemia en los cascos urbanos. Si algún día se implantan esos controles, circunstancia que quizá escape a la autoridad municipal, en los aledaños de la plaza, se acabarían los coches.
5.- Se alega por los comerciantes que sin coches escasea la clientela. Deben de reconocer algunos, y está documentado, que no pocos vehículos de los estacionados en la plaza (datos de 2001 ó 2002, no recuerdo) eran de titularidad de comerciantes o empleados de los mismos, con lo que ocupaban un espacio que podría ser utilizado por un cliente.
6.- No es menos cierto que por el Ayuntamiento se organizan bastantes eventos en el entorno de las plazas. Ello hace que un aluvión de clientes acudan a la zona. Correlativamente, es innegable que los vecinos han de soportar ruidos. Siempre existe la dicotomía derechos propios/derechos ajenos, y no son menudos los conflictos que se generan.
7.- Por lo demás, es de suponer que la influencia de la situación de recesión económica que vivimos debe influir en los negocios de la zona, como supongo que lo hace en otros muchos. Intuyo que es dudoso achacar a la supresión de estacionamientos todos los problemas. Empero, desconozco absolutamente en qué medida se ven afectados los establecimientos por el cúmulo de circunstancias.

Supuesto todo esto, entiendo que el problema básico es estructural: faltan aparcamientos en el casco antiguo (para clientes y para residentes) como en toda Zafra. Y es labor fundamental de las autoridades trabajar en ese sentido. Porque las medidas necesitan de alternativas, aunque me malicio que en el caso que nos ocupa cualquier zona de estacionamiento, subterránea o en superficie, podría quedar psicológicamente lejos y, por tanto, pudiera devenir insatisfactoria para algunos.

En todo caso, el diálogo es algo necesario. Hoy por hoy, alejado de la actividad municipal, no sé si éste ha existido, si se han planteado por los comerciantes alternativas -si es que las hay- . Ni tan siquiera conozco si el Partido Socialista llevaba en su programa electoral abordar la cuestión del modo que lo ha hecho.

Lo que sí me parecería interesante es que se estudiara qué se ha hecho en otras ciudades, cómo se ha abordado la peatonalización, con qué consenso, con qué medidas, con qué planificación. Y evaluar qué resultados ha aportado en esos lugares. Las experiencias ajenas suelen ser provechosas.

No me atrevo a pronunciarme categóricamente, aunque mi opinión personal es que las plazas sin coches están mejor. Y las calles en general, claro. Pero esto es una ciudad, tenemos los problemas de una ciudad y, eso sí, para lo bueno y para lo malo, las medidas que hay que adoptar siempre deben ser como las que se toman en las ciudades.

Y, sobre todo, sin crispación. He leído algunos comentarios que nada aportan al debate. La descalificación no es un argumento.

En fin, es mi humilde opinión. No sé si habrá satisfecho al anónimo solicitante. Pero es cuanto pienso.

sábado, 14 de febrero de 2009

Mostrenca y ...¿p...?


Publicado en el B. O. P. del 25 de mayo de 1968

No puedo resistirme a colocar aquí este anuncio del Gobierno Civil. El añorado Luis Carandell podría haber enriquecido su Celiberia Show con los impagables edictos publicados en el Boletín Oficial de la Provincia, algunos de ellos con tintes surrealistas innegables. Lean, lean.
Menudeaban en los boletines anuncios en los que, en cumplimiento del Reglamento de Reses Mostrencas, se daba cuenta del hallazgo de algún semoviente extraviado. Hoy le toca el turno a una pobre yegua que, además, tiene la desgracia de estar depositada en la finca "La Puta". Tiene bemoles la cosa, se le desconoce domicilio y, cuando le dan uno, puta. ¡Toma ya!
¿Qué pensarían, cuando leyesen el edicto, algunos biempensantes del Régimen? ¿Cómo se pudo publicar tan ofensivo término? ¿Le dolería la cabeza al alcalde de Villanueva del Fresno? Quí lo sá.

viernes, 13 de febrero de 2009

Se busca lata de conservas

Traigo hoy otra curiosidad administrativa. El Boletín Oficial de la Provincia del 28 de noviembre de 1968 dedica un espacio a un edicto en el que el juez ordena la investigacíón policial para averiguar quién o quiénes sustrajeron una lata de caballas en aceite, que además pudiera estar en mal estado de conservación.

También es mala suerte que el caco se lleve una mísera lata de caballas y esté mala.
En fin, ahora que estamos tan preocupados con el funcionamiento de la Audiencia Nacional, o de alguno de sus jueces, bueno será que nos relajemos con cosas como esta, que ocurrían cuarenta años atrás, y que nos dan buena cuenta de en qué emplean el tiempo a veces las instituciones, seguramente en cumplimiento de alguna norma, pero de un modo cuanto menos pintoresco.

Ea, otro día les pondré alguna otra cosa.

Nota: por cierto, el juez exigía que se presentase ante él el autor para responder del hurto. Ignoramos si éste leyó ese día el Boletín y si acudió al juzgado.

lunes, 9 de febrero de 2009

Los tiempos cambian (XIV). Moral y buenas costumbres

Los años del franquismo nos deparan un sinfín de anécdotas por cuanto se refiere a las buenas costumbres. Rescato un fragmento de la circular que el Gobierno Civil emite y publica en el Boletín Oficial de la Provincia del 11 de junio de 1966, año en el que el turismo ya era una gozosa realidad en España. Por esas fechas, Fraga ya se había dado el chapuzón de Palomares (8 de marzo) y bajo su batuta habían aprobado las Cortes la Ley de Prensa e Imprenta (15 de marzo).
Son los años del último franquismo, en los que atisbos de modernidad chocan muchas veces con cerriles inmovilistas, y en los que aún tiene un peso importante la inercia de años de dictadura.

En fin, volviendo a la circular. Entre otras cosas, prohibe el uso de pantalón corto por el casco urbano de ciudades o pueblos [...]. ¡Qué sería del actual turista, sin esos horribles pantalones!(*) Eso sí, le alabo el gusto a la circular, en este punto, puesto que nos libraría del tremendo espectáculo de acudir a un establecimiento y que te atiendan en mini-short, o de tomar café con tu amigo X, en la terraza del Salón Romero, mientras éste luce sus abominables rodillas.

(*) Con no poco dolor, el autor ha de reconocer que también ha sido víctima de la moda y se ha visto obligado a adoptar el uniforme de turista. Mea culpa. Si lo desean, consulten en este blog "Un día en el parque", en el que encontrarán un impagable documento gráfico.

martes, 3 de febrero de 2009

¡Que es broma, so tonto!

Madrid, 3. (Agencias) La ultraderechista cadena Intereconomía ha colado una broma de pésimo gusto al showman de la 6, el progresista Gran Wyoming. En efecto, los denominados clones, han simulado el maltrato verbal hacia una inmigrante, utilizando palabras irreproducibles y gestos humillantes. Alguien de la cadena carca ha enviado un correo electrónico malicioso a Wyoming, quien en seguida ha criticado el deplorable episodio. Posteriormente, los clones han explicado la realidad: todo ha sido un montaje para burlarse de los incautos de la cadena pro-gubernamental.
Las reacciones no se han hecho esperar. Wyoming ha asegurado que no todo vale en la guerra entre cadenas, menos aún cuando está por medio la dignidad de las personas, y máxime siendo mujer e inmigrante. Se han sumado a las manifestaciones en contra del engaño de Intereconomía diversos medios de difusión nacional. Tanto El País, como Público han publicado en primera página y a toda plana fotogramas del vídeo, y han recogido manifestaciones de personalidades de la cultura: un Bardem no ha dudado en asegurar que esto no es sino otra muestra del desprecio de la derecha por los que no son como ellos. La ministra Aido asegura que el daño a los derechos humanos es inaceptable, máxime cuando la burla tiene lugar sobre una mujer, y que aunque realmente la protagonista no fuese sino una actriz, esto es intolerable y denigrante. Asegura que emprenderá acciones legales de inmediato.
Por su parte, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha calificado los hechos como lógicos, en un ámbito derechista tributario y direto heredero de Aznar y Bush.
En este torbellino, el propio ABC se ha visto obligado a reconocer que sus informaciones publicadas ayer sobre el gasto en reformas de dependencias del Gobierno gallego son falsas, y que el coste de las mismas no ha ascendido a varios millones. Asume que la información en la que se aseguraba que se han comprado sillas cuyo valor individual era de más de dos mil euros, no es sino una manipulación para poner en entredicho al muy legítimo y progresista gobierno de Touriño, cuyo coche, además, no cuesta más que el de Obama. Y que es falso de toda falsedad que el presidente se haya hecho colocar unos vidrios que cambian de color por más de 170.000 euros.
Se está a la espera de un comunicado conjunto de Moncloa y Ferraz condenando tamañas aberraciones informativas, así como desmintiendo las cifras que el Partido Popular ha proporcionado sobre el paro en enero. Es falso que haya 180.000 parados más. El PP, simplemente, ya lo sabemos, cuanto peor mejor.

domingo, 1 de febrero de 2009

Va de espías

Dice doña Leire Pajín, número tres del PSOE, según creo, que la cosa esa del espionaje (presunto, ¿no?) que dicen algunos que sufren en la Comunidad de Madrid algunos políticos populares, es uno de los mayores escándalos de nuestra democracia reciente.
Bueno, que depuren responsabilidades, que hablen los jueces, y que si hay algo la paguen los culpables. Hombre, si se demuestra que son ciertos los hechos denunciados, el escándalo sería innegable. Pero compartiría el escalafón, por supuesto muchos puestos por debajo, con las escuchas del CESID durante el gobierno de Felipe González. ¿Recuerdan? Pincharon los teléfonos del Rey, de Adolfo Suárez, de algunos periodistas... Y con la cosa esa del GAL, y con otras tantas. Nuestra democracia es aún joven, pero no está falta de escándalos de auténtico peso.
Ea, doña Leire. Ahora, a trabajar para solucionar el problemita ese del paro.

sábado, 31 de enero de 2009

Un rato en Fitur

No faltan las curiosidades en esa especie de ONU del turismo que es Fitur. Fíjense en la fotografía: el stand de Israel lindando con Irán y con Marruecos, y rodeado, aunque no se aprecie en la imagen, de otros países del ámbito árabe. Cada uno a lo suyo, ocupados en despachar material promocional y en hacer negocios, si les es posible. Por cierto, la foto es del viernes, Día de la Paz.
Ciertamente, la edición de este año ha sido floja, a ojos de un visitante que ya conoce bastantes ediciones del certamen. Ignoro, en términos de negocios, cómo habrá acabado la cosa. Ha habido menos pabellones y en alguno de ellos se apreciaban extensos huecos.
Más curiosidades relacionadas con el turismo. En ABC de ayer aseguran que la comunidad de Madrid recibió más de 9,2 millones de turistas, cifra cercana al récord de 2007, cuando la cifra superó los 9,3 millones. Lo que me llama la atención es que Ifema, la entidad ferial, es el lugar más visitado, con 4,5 millones de personas, lo que da cuenta de la importancia económica de las ferias madrileñas. Le sigue, muy de lejos, el Museo del Prado, con 2,1 millones. El Palacio Real acoge a 883.000 visitantes, y el Museo del Real Madrid a 545.000, más que el Monasterio de El Escorial (521.000) y que el Valle de los Caídos (402.000).

martes, 20 de enero de 2009

Good luck, Mr. President


Ea, pues ya es presidente Obama. Ahora lidera la más poderosa nación del mundo, lo que supone que sus aciertos o errores tendrán repercusión en el resto de los mortales. Le deseo, por eso, buena suerta y buena vista.
De momento, de su discurso tras el juramento, en un tono que me recuerda mucho a los filmes de Hollywood, destaco su referencia a lo necesario de la pervivencia de los valores de la sociedad americana, bastante coincidentes, en mi opinión, con los de la vieja Europa. Me recuerda un tanto al Sarkozy de Bercy. Y, por supuesto, su llamamiento a una lucha sin tregua para superar los retos que esperan. Entre ellos, y no es moco de pavo, están la política de seguridad nacional y la exterior. Sobre ésta última cabe preguntarse si, más allá de gestos o cambios cosméticos, la presencia norteamericana seguirá siendo el principal bastión de la defensa de la seguridad de Occidente, y en qué grado exigirá el compromiso de los aliados en esa tarea.
Ahora quedan cuatro años por delante. Tiempo tendremos de ver cómo funciona la cosa. En todo caso, y mal que les pese a muchos, los Estados Unidos son una formidable nación con una democracia a prueba de bombas. Y Obama, no lo olvidemos, es, ante todo, americano. Dios se la depare buena, míster Obama. Y eso, buena suerte.

lunes, 19 de enero de 2009

Una curiosidad

De vez en cuando me da por hojear/ojear revistas que conservo desde hace algunos años. Es un repaso a nuestra historia reciente en el que refresca uno acontecimientos que van quedando olvidados y que, en muchos casos, fueron de relevancia.

En una de estas incursiones, espigando entre las páginas de un especial de Tiempo, publicado en 1992 con motivo de su 10º aniversario, me tropiezo con la publicidad de Paradores que reproduzco. Utilizan como imagen la del patio del de Zafra, con algún pegote en el ángulo inferior izquierdo.
Me ha llamado la atención el uso de la fotografía de Zafra, en un año tan relevante y turístico como el 92. Bonita campaña.
Por cierto, ahora estamos a días de FITUR. Creo que este año la presencia de políticos locales va a ser mínima o inexistente. Bueno será que aprovechen para reflexionar sobre cómo se puede estar presente en el certamen de un modo más provechoso para Zafra. Y no me refiero a la presencia física de concejales, sino a una adecuada proyección institucional de los valores turísticos de la ciudad. En todo caso, un servidor tiene previsto acudir a darse un garbeo. Ya les contaré cómo está el ambiente.

domingo, 18 de enero de 2009

Mingote, 90 años



Cumple hoy Antonio Mingote 90 años, 55 de los cuales ha dedicado, a diario, a publicar sus viñetas en ABC. 20.280, exactamente, desde que empezó sus colaboraciones el 19 de junio de 1953. He escogido para ilustrar la entrada de hoy la que publicó en 1955 y rescató el 30 de enero de 2007. La conservo recortada y creo que no pierde actualidad. Por mi parte, transcribo a continuación un artículo que publicó Ambrosio de Argüelles hace unos cinco años, esperando no le moleste que piratee su texto. Todo sea en homenaje a nuestro Mingote, al que ambos admiramos sin límites, y cuyo apellido da título al artículo. Allá va. Muchas felicidados, don Antonio, y que Dios le guarde.

En un reciente viaje a Madrid he tenido el privilegio de acudir a la exposición que conmemora los 50 años del trabajo en ABC del humorista y académico. En ella se pueden contemplar cientos de dibujos del maestro, fruto del trabajo y del ingenio más agudo.
Por cierto, como Mingote trabaja para ABC, periódico del que soy asiduo lector hace décadas, no quiero dejar de referirme a este medio, que ahora celebra su centenario: en mi modesta opinión es un referente claro de humanismo, liberalismo, buen gusto y defensa inteligente de la monarquía española. Para mí que es toda una escuela.
En fin, vuelvo al tema de hoy. Dicen que los chistes de Mingote son auténticos editoriales y no seré yo quien lo ponga en duda. En pocas palabras y con unos cuantos trazos nos retrata la realidad, nos hace reír, sonreír, pensar y, si se tercia, hasta llorar. No necesita de muchas cuartillas para darnos sus argumentos y convencernos; su pensamiento, su razón, su profundidad, se hacen obvios de un solo vistazo. Y este pensamiento es lúcido, vital, intenso y siempre actual.
De entre sus historietas me quedo con algunas relacionadas con las libertades o con la cosa política, como esa del troglodita que, aplastado por una enorme piedra (excepto la cabeza), tiene que soportar cómo otro coetáneo le espeta algo así como que claro que tiene libertad de pensamiento, que no ve que le pase nada en la cabeza. Sencillamente genial.
Otras me resultan inquietantes, como esa serie de dibujos en los que se hacen protagonistas unas escaleras que no conducen a ninguna parte, como no sea al vacío, al caos, a la nada del principio o al principio de la nada. Reales, quizá, como la vida misma.
Pero de entre todos los dibujos de la exposición quiero destacar uno que me impresionó: un albañil aparece sentado en lo alto de un edificio en construcción, con sus piernas colgando en el vacío, entre un bosque de columnas de hormigón armado. Se ve al hombre tranquilo, plácido, sosegado, se diría que discretamente feliz. Junto a él, entre tanta uniformidad, una pilastra rematada con un capitel clásico, creo que corintio.
Este dibujo me llegó al alma. Para mí que el punto de rebeldía y creatividad del humilde albañil es, quizá, el ideal del minuto de gloria que todos buscamos. O tal vez, una alegoría de la búsqueda de la belleza como contrapunto a la mediocridad imperante. Acaso un sueño, una ilusión sin sentido; o, más bien, el aura de un espíritu que quiere volar. O, si les parece, búsquenle cualquier otra interpretación.
Pero el obrero se sienta y descansa; ha dado de sí más de lo que se espera. Es más, algo radicalmente distinto a lo que de él se espera en su faena monótona. De lo gris ha obtenido belleza. En un universo de encofrado ha esculpido armonía y clasicismo. Y todo ello nos lo insinúa el artista sin necesitar de una sola palabra.
La releche. Bendita ilusión. Bendito Mingote.